Atención, puede que tus libros electrónicos no estén a salvo en la nube

9 diciembre, 2015 at 10:11

Cuando compras un libro en papel sabes que ese libro será tuyo hasta que dure el material. El tiempo que duré en tu poder ya es cuestión del uso y cuidado que le das al libro, o si se lo prestas a algún amigo o familiar olvidadizo. Además no hay ningún problema en que dejes tu colección de libros en herencia, la dones a una biblioteca o la vendas en el mercado de segunda mano. El libro en papel es un bien físico. Un bien que puedes tocar, un bien que ves (y que también ocupa espacio).

Se piensa que los libros electrónicos pueden llegar a ser más duraderos que los libros en papel. De hecho, un libro electrónico por mucho que se use en un tiempo determinado no se verá deteriorado. Se mantendrá igual. Pero la verdad es que tiene un duro competidor (vale, que no es competidor… que es colega y convivirán juntos) que tiene una “tecnología” tan simple y efectiva como es el papel.

Trata de salvar tus libros electrónicos

En el libro electrónico entran en juego otras variables en su deterioro. Variable como el formato de ese libro electrónico y que puede cambiar en pocos años. Variable como el software de lectura de los libros electrónicos y que puede dejar de funcionar o no recibir más actualizaciones. Variable como que el propio distribuidor de contenidos digitales cierre y te deje sin tu preciada colección.

Y es que estamos a expensas muchas veces de las plataformas digitales (de la nube). Recuerdo el caso de Megaupload, el cual dejó a muchísimas personas sin millones de archivos legítimos. O el caso en el que Amazon borró de los libros 1984 y Animal Farm a algunos usuarios de Kindle. Por no hablar de que tus contenidos digitales (y por muchos que tengas o te hayas comprado) morirán contigo y no podrás transferirlos o dejarlos en herencia como le pasó a Bruce Willis. Esto nos tiene que hacer recordar que, y volviendo al tema de los libros electrónicos, los libros electrónicos no son libros, sino servicios electrónicos. Servicios electrónicos con un principio y un fin. Y todo esto por no hablar del control que las plataformas digitales pueden realizar sobre tus datos y sobre la información que compartas (y de la cual puede que no te estés dando cuenta).

El artículo de Lucía Caballero en Hora de Router lo deja todo muy claro, qué será de nuestros libros, discos y películas si los gigantes se desploman. Un artículo muy certero en cuanto a la posesión física de las cosas, ya sean estos libros, discos o películas. Como ella misma mencionó “en el mundo digital, nada es para siempre”. Y es que estamos a expensas de que el software funcione y que las plataformas que nos proporcionan ese contenido sigan funcionando.

Un nuevo imperio busca conquistar el mundo de la lectura y el ocio digital

24 marzo, 2015 at 10:11

No todos los días una gran compañía de servicios por Internet [y que está dentro de las 20 empresas más innovadoras del mundo], como es Rakuten (Japón), compra una gran empresa que tiene su foco de atención en las bibliotecas y el préstamo electrónico, como es OverDrive (EE.UU).

El pasado 19 de marzo, Rakuten hizo oficial la compra de OverDrive por 410 millones de dólares en efectivo (no se andan con rodeos a la hora de soltar billetes) a través de una nota de prensa. Por su parte, OverDrive también realizó el mismo día un comunicado en el cual hacía mención a la compra y a que trabajará en estrecha colaboración con otras empresas de Rakuten.

Tatree Saengmeeanuphab / Shutterstock.com

Tatree Saengmeeanuphab / Shutterstock.com

OverDrive es el mayor proveedor de contenido digital a bibliotecas. En septiembre de 2014 contaba ya con un total de 1,6 millones de usuarios únicos y en enero de 2015 con más de 2,5 millones de títulos en préstamo. Está presente en más de 30.000 bibliotecas de más de 50 países, estando su núcleo fuerte en EE.UU. En el año 2014 llegó a facturar un total de 25 millones de dólares.

El imperio del ocio digital de Rakuten

OverDrive no va a estar solo dentro del gigante de Internet. Rakuten ha ido en los últimos años formando un imperio alrededor del ocio digital y que culmina, por ahora, con la compra de la empresa dedicada al préstamo de libros electrónicos en bibliotecas y escuelas.

El imperio de ocio digital de Rakuten (y con el cual OverDrive va a trabajar en estrecha colaboración) está formado por:

  • Kobo: empresa que Rakuten compró en enero de 2012 y que se dedica a la venta de libros electrónicos y dispositivos de lectura.
  • Wuaki.tv: empresa española que compró en septiembre de 2013 y que se dedica a la proyección de películas y series por Internet (videoclub online).
  • Viki: que la compró en septiembre de 2013 y parece ser similar a Wuaki.tv.
  • Viber: que la compró en marzo de 2014 y es del estilo a Whatsapp o Line.

Estas son las cartas con las que cuenta Rakuten para introducirse en la vida de las personas a través de la economía compartida (como ellos dicen) y el ocio digital. La verdad es que pinta bastante bien la mano, pero ahora hay que saber jugar las cartas. Su intención es llegar a las personas que quieran leer y aprender a través de los servicios digitales, capacitar a esas personas. Quieren liderar la transformación global en la lectura electrónica e inspirar a la gente a leer más, en cualquier dispositivo, ya sea el libro comprado o prestado.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies