Manifiesto para las bibliotecas públicas: 100 tesis sobre ellas

19 septiembre, 2017 at 10:01

Las bibliotecas públicas son de todas y para todas las personas. Son más que necesarias… ¡son imprescindibles para la sociedad! Tanto ellas como nosotros (las personas) nos necesitamos mutuamente. Nosotros por los recursos y servicios que ponen a nuestro alcance. Ellas por ser nosotros parte fundamental de su fortaleza y razón de ser. De ahí la necesidad de entendernos, apoyarnos e incluso amarnos.

Tanto las bibliotecas como las personas se necesitan mutuamente

Quizás no todas las personas vean la necesidad de las bibliotecas públicas ahora mismo. Bien porque no las han necesitado o porque se han desilusionado con ellas. O quizás sí que la vean, pero no se hayan parado a pensar lo que realmente una biblioteca pública puede llegar a hacer por ellas, y a entender que todo lo que hacen son por y para nosotros. De ahí que me haya lanzado a escribir este «Manifiesto para las bibliotecas públicas: 100 tesis sobre ellas».

10 estrategias de marketing para dar visibilidad y promocionar la biblioteca pública

12 septiembre, 2017 at 10:02

El marketing no es algo ajeno al mundo de la biblioteca pública. Su objetivo final es la captación, retención y fidelización de usuarios a través de la satisfacción de sus necesidades. Este objetivo implica que las bibliotecas deben conocer perfectamente la comunidad a la que sirven, así como sus gustos, preferencias y necesidades.

La biblioteca debe captar, retener y fidelizar a usuarios satisfaciendo sus necesidades

Algo que se debe tener en cuenta es que son tan importantes los usuarios de la biblioteca pública (a los que hay que tratar de fidelizar) como los NO usuarios (a los que hay que tratar de captar y retener). Tanto para unos como para otros existen multitud de técnicas de marketing a aplicar para conseguir llegar a ellos, y hacer que vayan a la biblioteca. Eso sí, va a hacer falta tiempo, dedicación, ilusión, imaginación y planificación.

El marketing en las bibliotecas se debe plantear como una actividad continua y organizada. Si se hace de este modo conseguiremos: la satisfacción del usuario como parte del sistema organizativo; que el resultado se diferencie como propuesta integrada, original y orgánica; que la oferta varíe para los diferentes sectores del mercado; y que la organización capte usuarios y los fidelice.

A la hora de hacer la planificación del marketing bibliotecario es importante analizar la situación en la que se encuentra la biblioteca y lo que puede ofrecer, definir objetivos a conseguir, identificar al público objetivo de la biblioteca y los medios con los cuales se pretende llegar a ellos, desarrollar el plan estratégico (importante distinguir entre estrategia y táctica. La estrategia es el plan para conseguir los objetivos y la táctica es la ejecución práctica de las acciones planificadas), ponerlo en marcha y medir el grado de satisfacción o consecución en función de los objetivos planteados.

El kit completo del estudiante en la biblioteca

6 septiembre, 2017 at 10:06

La mesa de estudio de cada persona que va a estudiar a la biblioteca es todo un mundo, incluso puede que no haya dos iguales. Algunas personas realizan tal despliegue material y de medios que se quedan sin hueco como para apoyar cómodamente los codos y empezar con la laboriosa tarea de estudiar. Buscan tener todo a mano y disponible, porque lo que menos quieren es tener que desconectar cuando la concentración les llega.

El despliegue material y de medios de los estudiantes en la biblioteca

Sí, es verdad, hay personas que van a la biblioteca a estudiar prácticamente con lo puesto y simplemente con una carpeta cargada de apuntes. Pero hoy me centraré en esas personas que van a la biblioteca más que preparadas. Personas que no quieren dejar nada al azar y que llevan todas las cosas que creen que les pueden ser de utilidad, aunque luego verdaderamente sean escasas las posibilidades de uso. Personas que creen que las mesas de las bibliotecas son pequeñas y que no dudan en invadir el espacio vital de otros estudiantes de la biblioteca.

Salta a la vista que cuando se aproximan las fechas de los exámenes, las bibliotecas se llenan de estudiantes. Es uno de los principales motivos por los cuales las personas utilizan las bibliotecas, por delante, incluso, de la búsqueda de información. Y es que las bibliotecas dan ese cobijo y lugar de paz, tranquilidad y concentración que los estudiantes requieren. Aunque no está de más mencionar que no es una de las principales funciones de las bibliotecas.

Hay estudiantes de todo tipo. Los que van a primerísima hora para coger su sitio favorito, los que van a media mañana por si hay suerte, los que son estudiantes todo el año o los que van a cualquier hora sabiendo que otra persona ha reservado un sitio para ellos. Lo que no falla es su mochila, maletín o bolso cargado hasta arriba. Cual bolso de Mary Poppins, que parece no tener fin, empiezan a sacar cosas y cosas sobre la mesa de la biblioteca. Ahora bien, ¿cuál es el kit completo del estudiante en la biblioteca?

La biblioteca es… conocimiento, cultura y libertad

20 junio, 2017 at 10:06

Definir lo que es una biblioteca en una única palabra no es una tarea fácil. Dicha definición se basa en la imagen que tenemos de ella, en lo que nos transmite en función de nuestra experiencia y conocimiento, y que va más allá de una simple definición en el diccionario. Y es por eso por lo que para cada persona una misma biblioteca puede tener distintos significados, asociaciones y sentimientos.

La biblioteca es un lugar cargado de oportunidades donde cada persona puede sentirse libre

El pasado 14 de junio lancé en mi muro de Facebook el reto de definir “biblioteca” en una única palabra. Solamente se podía utilizar una… y vaya que si lo consiguieron. En pocas horas la conversación se lleno con cientos de respuestas. Todos querían aportar su granito de arena y decir lo que significaba para ellos la “biblioteca”. Desde aquí mi agradecimiento a todos por vuestro tiempo y participación. [Al final de este post podréis ver todos los participantes].

Quizás alguno se acordase de que en el 2011 hice algo parecido: Biblioteca es… cuando la biblioteca puede ser todo #bibliotecaes. La verdad es que nadie dijo nada, lo cual agradecí al ver que las respuestas no iban a estar condicionadas por palabras que se podían colar en sus cabezas. También me gustaría comentar que el siguiente listado de  palabras podría estar algo condicionado al ser elaborada por mis contactos, los cuales son una amplia mayoría de profesionales del sector InfoDoc y de las bibliotecas. Pero vamos, que no les falta razón en todas y cada una de sus palabras.

En el listado final han participado 221 personas y está formado por un total de 104 palabras que definen lo que es una biblioteca. A través de las 10 primeras palabras (posiciones dadas por veces en que eran repetidas) me he animado y he creado la siguiente definición:

Una biblioteca es un lugar donde cada persona puede sentirse libre para adquirir conocimiento, sabiduría y cultura. Es un universo cargado de información a descubrir y que propicia el encuentro y las oportunidades a través del acceso.

Ya sabéis, la definición es mejorable (como todo lo que hago). Y es por eso por lo que os lanzo un nuevo reto (esta vez a través de los comentarios de este post) de definir lo que es una biblioteca utilizando las 10 primeras palabras del listado.

10 motivos por los cuales es importante que vayas con tus hijos a la biblioteca

13 junio, 2017 at 10:01

Tenemos poco tiempo, pero… ¡qué mejor que aprovecharlo para llevar a nuestros hijos a la biblioteca!”. Esta primera frase está cargada de buenísimas intenciones y mejores propósitos… pero, por desgracia, no suele ser lo más común entre la mayoría de las personas. Quizás no nos hayamos parado a pensar en lo importante que pueden llegar a ser las bibliotecas para los más peques. Quizás no hemos sabido transmitir esa necesidad de las bibliotecas en la vida de las personas. Quizás nos hemos olvidado de las bibliotecas como una  alternativa más de ocio y aprendizaje a lo largo de la vida.

Pon una biblioteca pública en la vida de los más peques

Confieso que no voy tanto como me gustaría a la biblioteca con las peques. Y sé al 100% que es culpa mía. La excusa del tiempo es la que siempre resuena en mi cabeza. Trabajar, estudiar, la dificultad de desconectar, ir al parque, a la compra, con amigos, ver a la familia… Muchísimos “competidores” se disputan el escaso tiempo para llevarlas a la biblioteca. Dicen que el primer paso siempre es reconocer el error, así que espero que esto me sirva para gestionar mejor el tiempo y poner desde ya una biblioteca pública en la vida de las peques.

También es verdad que hay una serie de cosas que influyen en que las bibliotecas escalen o bajen posiciones ante la pregunta ¿qué hacemos esta tarde? Cosas como la cercanía de la biblioteca, si es majo o no es personal bibliotecario, si se ha tenido una experiencia positiva o negativa previamente, si existe un espacio dedicado para los niños, si la colección y los recursos infantiles son buenos, adecuados y están accesibles y a su alcance… Y es que todo influye a la hora de tomar decisiones.

Quizás lo mejor sea crear una rutina en la que haya que ir a la biblioteca, al menos, una vez a la semana. Tomar en préstamo unos cuantos materiales que te hagan volver a la biblioteca para devolverlos e implicar al resto de la familia (tíos, primos, hermanos, abuelos…) para que los peques no falten a su cita con la biblioteca si por algún casual tú no puedes ir. Vamos, lo que viene siendo tener un plan para que todo fluya hacia el objetivo final.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies