Las bibliotecas se consolidan como espacios seguros y de confianza para todas las familias. Un estudio reciente revela que un 96 % de ellas consideran estos espacios como seguros para sus hijos e hijas en el ámbito cultural y educativo. Este alto grado de confianza refleja el papel esencial de las bibliotecas en las comunidades, actuando no solo como centros informativos, formativos y de entretenimiento, sino también como refugios seguros para el público infantil y juvenil.

El estudio “Parent Perceptions of Librarianship 2023”, realizado por EveryLibrary Institute en colaboración con Book Riot, ha revelado que un impresionante 96 % de las familias estadounidenses siente que sus descendientes están seguros en las bibliotecas. Este hallazgo viene a reforzar el papel de las bibliotecas como espacios seguros y confiables para el aprendizaje y la recreación infantil y juvenil.

Los resultados de la encuesta indican que las familias de diversos orígenes y niveles de ingresos confían en el personal bibliotecario de las escuelas y de las bibliotecas públicas, y son valorados en la sociedad. El personal bibliotecario es valorado en la sociedad y es fundamental para la educación y las comunidades. Fomentan entornos seguros y atractivos que apoyan el aprendizaje y la creatividad, y su experiencia y calidez calan profundamente en las familias de todo el país.

La encuesta explora cómo las familias perciben al personal bibliotecario, en un contexto donde la profesión se enfrenta a desafíos como la censura de libros y la política en las bibliotecas. Revela que familias de distintos orígenes y niveles socioeconómicos confían en el personal bibliotecario tanto en entornos escolares como en bibliotecas públicas. Esta confianza no solo abarca la selección de materiales adecuados para sus hijos e hijas, sino también a las recomendaciones de lectura hechas por el personal bibliotecario.

Los datos revelan que el 92 % de las personas encuestadas confían en el personal bibliotecario para la selección de libros y materiales apropiados, y un porcentaje similar confía en sus recomendaciones para sus hijos. Además, un 90 % de las familias se sienten cómodas permitiendo que sus hijos seleccionen sus propios materiales en las bibliotecas.

El personal bibliotecario es la profesión en la que más confían las familias

En cuanto a la confiabilidad profesional, el personal bibliotecario escolar y público figura entre las cinco profesiones más confiables, junto con el personal médico y educativo. Destaca que el personal de bibliotecas públicas es el que más confían las familias, seguido del personal médico, profesorado, personal bibliotecario de bibliotecas escolares y personal de enfermería. Este alto grado de confianza resalta el respeto que obtienen en sus respectivas profesiones.

Además, el personal bibliotecario ha recibido percepciones positivas en satisfacción, capacidad de relación y presencia comunitaria. Un 85 % de las familias ha expresado satisfacción con los servicios ofrecidos, y un 69 % los considera figuras cercanas y relacionables. El personal de las bibliotecas es visto como profesionales esenciales de la comunidad, apoyando el aprendizaje infantil y comprendiendo las necesidades comunitarias.

La encuesta también mostró que las familias valoran la independencia de sus hijos e hijas en la selección de materiales de lectura, con un nivel de confianza que varía según la etapa escolar. Además, la posesión del carné bibliotecario por parte de la mayoría del público infantil demuestra un compromiso significativo con los servicios de la biblioteca.

Finalmente, la encuesta abordó la relación entre política y biblioteconomía. Aunque una cantidad considerable de familias reconoce las implicaciones políticas en el trabajo del personal bibliotecario, la mayoría de las personas encuestadas entiende los roles más amplios que desempeñan en las bibliotecas, más allá de los libros y las bases de datos. Si bien algunas personas perciben un compromiso político en su rol, una mayor proporción destaca una postura no partidista, resaltando así el papel no partidista de las bibliotecas en el fomento de comunidades informadas y alfabetizadas, con un acceso imparcial a la información.

Fuente y más información: Book Riot | Shutterstock |