Las palabras que empiezan por CO conquistan a la biblioteca

//Las palabras que empiezan por CO conquistan a la biblioteca

Las palabras que empiezan por CO conquistan a la biblioteca

Quizás sea un simple juego, pero es que las palabras que empiezan por co- tienen una fuerte unión con todo lo relativo a las bibliotecas. Palabra como comunidad, porque la biblioteca es comunidad y la una sin la otra poco sentido tiene en este mundillo. Palabra como colectivo, porque la biblioteca es una agrupación de personas y profesionales con un sentimiento y finalidad común. Palabra como colección, porque… ¡qué haría una biblioteca sin su colección! Quizás estas tres únicas palabras ya hagan un buen triángulo de la definición de biblioteca: colectivo (bibliotecario/a), comunidad (usuarios) y colección (recursos).

 

Pero la cosa no queda ahí. En las últimas décadas las palabras cooperar y colaborar vienen siendo protagonistas en el sector de las bibliotecas. Las bibliotecas trabajan de manera conjunta y cada una aporta su granito de arena para lograr un mismo fin y que no es más que ofrecer servicios de calidad a los usuarios de la mejor forma posible. Unos últimos años en los cuales la comunicación también ha tenido (y está teniendo) un papel protagonista en las bibliotecas gracias a los distintos medios sociales. Medios sociales en los cuales la constancia es clave del éxito… y no solamente en los medios sociales, la constancia lleva a las bibliotecas firmemente a sortear problemas dando soluciones para adaptarse, avanzar y evolucionar junto a la sociedad.

Una de las finalidades de las bibliotecas es la conexión. La conexión de personas con información con el objetivo de ampliar el conocimiento de los usuarios ante sus necesidades. Y no solamente conectar información y personas, sino también conectar a personas con otras personas. Las bibliotecas son espacios de información, ocio y aprendizaje colectivo. Espacios en los cuales construir relaciones informacionales y personales. Porque las bibliotecas construyen sociedades y son puntos de unión que buscan, y tienen como propósito, convertirse en el tercer lugar. Un tercer lugar en el cual estén las personas y que no sea el trabajo / escuela o el propio hogar. Lugares en los cuales convivir con otras personas. Además las bibliotecas buscan (o han de buscar) la cohesión con el entorno y sus inmediaciones. Reunir y atraer no solo a usuarios, sino también apoyar y desarrollar actividades conjuntas con asociaciones y actividades locales.

Porque las bibliotecas son lugares para coleccionar información y documentos para que sean usados por los usuarios. Lugares para compilar la memoria histórica local y ponerla a disposición de la sociedad. Lugar de reunión y cocreación de las raíces de los barrios de manera colaborativa y conjunta.

Bibliotecas en las cuales la coexistencia de múltiples formatos es ya una realidad. Múltiples formatos para múltiples tipologías de personas / usuarios. Las bibliotecas contribuyen a que las personas sean las que elijan, además buscan que sus propios usuarios salgan lo más satisfechos posibles de las bibliotecas o se lleven una grata sorpresa de ellas. Todo esto gracias a la configuración (reconfiguración o reciclaje) tanto de los profesionales de las bibliotecas como de los servicios, actividades y productos que se ofrecen desde las bibliotecas.

Y no tienen que tener miedo a copiar las buenas prácticas de otras bibliotecas, al fin y al cabo las bibliotecas tienen que ser un único servicio para la sociedad y dar una imagen unitaria (en todo lo que se pueda)… así que copiar y adaptar no hay que verlo con malos ojos, sino como un avance en la oferta de servicios de calidad y éxito.

Está claro que las bibliotecas tienen (y lo están consiguiendo) que conquistar a sus usuarios, hacer que vean a la biblioteca como un lugar en el cual saciar sus necesidades de información, conocimiento, ocio y evasión. Conquistar nuevos usuarios y consolidar la comunidad de usuarios ya existente con ofertas de servicios atrayentes. Estas tienen que contagiar sus ganas de aportar a los usuarios. Que esos usuarios vean a la biblioteca como una organización imprescindible dentro de sus vidas (corazones). Además, es digno de mencionar que las bibliotecas se codean con cualquier tipo de persona sin importar condiciones o economía.

Imagen cortesía de Shutterstock

Por | 2018-02-02T11:55:11+00:00 noviembre 12th, 2015|biblioteca|6 Comentarios

About the autor:

Community Manager de Baratz-Servicios de Teledocumentación, donde me encargo de la gestión, comunicación y dinamización de los medios sociales de la empresa así como de buscar nuevas líneas de comunicación y participación. Escritor del libro: Plan Social Media y Community Manager y del Informe APEI: Bibliotecas ante el siglo XXI: nuevos medios y caminos. Creador de RecBib - Recursos Bibliotecarios, de BiblogTecarios y de InfoTecarios. Profesor en temas relacionados con social media, community manager y bibliotecas. Estoy diplomado en Biblioteconomía y Documentación y licenciado en Documentación por la Universidad Carlos III de Madrid. Profesor en la UPF y profesor colaborador en la UOC. Colaborador de la Revista Desiderata. Actualmente estudiando el posgrado de Dirección de Comunicación e Imagen Corporativa en la UOC.

6 Comentarios

  1. Rafael Ibáñez 12 noviembre, 2015 en 14:36 - Responder

    En definitiva, que las bibliotecas son cojonudas (uy, perdón)

  2. anya 18 noviembre, 2015 en 20:53 - Responder

    Me ha encantado

  3. Julia 21 noviembre, 2015 en 11:03 - Responder

    Yo siempre digo que, para mí, la biblioteca es un hogar, un lugar desde el cual puedo viajar y aprender. Así, en el contexto del co, diría que es un cobijo desde el cual puedo emprender maravillosas correrías.

Deja tu comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies