Reading Kids es una aplicación móvil que conecta libros en papel con la población infantil y juvenil, favoreciendo y fomentando la lectura en dichas edades. Esta innovadora e ingeniosa aplicación promete proporcionar, en modo suscripción, el acceso a miles de libros de manera económica, fácil y sostenible. Bastaría con solicitar el libro que se quiera leer para recibirlo en casa, disfrutar de su lectura y devolverlo al cabo de un mes.

Recibir un libro, leerlo y devolverlo al cabo de un mes, y todo ello sin salir de casa. Es lo que propone Reading Kids, una aplicación que acaba de nacer y que, con más de 1.000 libros en su repositorio, quiere acercar la lectura a los niños y jóvenes de 0 a 18 años. Disponible en Google y en IOS, la aplicación permitirá a muchos niños leer los libros que quieran y tener una biblioteca a su gusto y medida.

Siguiendo el modelo de las bibliotecas públicas en cuanto a préstamo de libros, Reading Kids da una vuelta de tuerca a esta función bibliotecaria para, por un lado, crear un negocio paralelo a través del préstamo por circulación (o de la venta) y, por otro lado, fomentar la lectura entre la población infantil y juvenil. Eso sí, algo que hace esta aplicación y que la diferencia de las bibliotecas (¡mis queridas bibliotecas!), más allá de tener un coste económico, es que se pueden solicitar libros y recibirlos en casa sin tener que desplazarte.

«El proyecto permite el reciclaje de libros, jugando así un importante papel en la economía circular. Ponemos nuestro granito de arena en la reducción de residuos y contribuimos a la sostenibilidad y eficiencia de los procesos de producción y consumo», señala Beatriz Gómez, creadora de la aplicación.

Reading Kids, el delivery de libros infantiles que quiere llegar a la España vaciada

Dirigido a jóvenes (y muy jóvenes) con edades comprendidas entre los 0 y los 18 años, el catálogo de libros de Reading Kids se actualiza semanalmente con obras en español e inglés. Cabe destacar, además, que este sistema de delivery de libros infantiles no solo permite la economía circular, sino que también persigue adentrarse en la España vaciada que no cuenta ni con librerías ni bibliotecas.

Comentar que Reading Kids cuenta con dos modalidades de suscripción: El Plan lector que permite la selección de 2 libros cada mes por 12,99 euros y el Plan Family que permite disfrutar de 3 libros cada mes por 17,99 euros.  Ambas modalidades tienen en común tanto la extensa colección de libros a la cual se puede acceder como que los libros se reciben en casa gratuitamente y se pueden disfrutar durante 30 días. Pasado dicho tiempo, Correos pasará por casa para llevarse el libro o libros. Eso sí, si te gusta mucho puedes seguir teniéndolo en préstamo e, incluso, comprarlo a un precio de mercado mucho menor.

«Correos se encarga de llevar y recoger los libros al punto deseado, y esto permite adentrarnos en muchas poblaciones de España que no tienen bibliotecas ni librerías. Gracias a esta aplicación, muchos núcleos de la España vaciada podrán recibir en sus hogares unos libros que, de otro modo, les sería difícil adquirir», explica Beatriz Gómez.

¿Cómo funciona la aplicación Reading Kids para leer libros infantiles en papel en casa?

La aplicación Reading Kids ofrece una gran variedad de títulos, en español e inglés, para que las personas que la utilicen puedan descubrir nuevos libros y autores. Está disponible tanto en Google Play para dispositivos Android como en Apple Store para dispositivos iOs. Cabe destacar su facilidad de uso, el cual se puede resumir en tres simples pasos:

  1. Busca y encuentra: Guarda en tu estantería los libros que más te interesan.
  2. Selecciona y solicita: Pide los títulos que más te interesan y los llevarán a tu casa.
  3. Devuelve tus lecturas: Una vez termines de leer tus libros, devuélvelos y elige el siguiente.

Además, es interesante ver cómo las personas usuarias pueden perfeccionar el avatar y disfrutar del recorrido de la lectura a través de la aplicación. Para ello, la app cuenta con un área específica para que la población infantil y juvenil pueda interactuar con sus lecturas, sus avances y sus aprendizajes.

«La tecnología no debe estar reñida con los libros y esta es una prueba más de cómo un buen uso de las nuevas tecnologías puede devolvernos el placer de leer libros en papel en casa, a bajo precio, y recuperar títulos que muchas veces ya no se encuentran en librerías», concluye Gómez.