El Ayuntamiento de Irún ha transformado sus antiguas cabinas de teléfono en innovadores puntos de acceso e intercambio de libros. En una iniciativa para reutilizar el mobiliario urbano que ha caído en desuso, se rehabilitarán un total de tres cabinas, dándoles así una nueva vida. La Biblioteca Municipal Carlos Blanco Aguinaga ha jugado un papel clave en este proyecto, proveyendo la colección de libros que ahora enriquece esta nueva biblioteca urbana. Este esfuerzo refleja un compromiso con la sostenibilidad y la promoción de la lectura en la comunidad.

Tras alcanzar un acuerdo con Telefónica, el Ayuntamiento de Irún está revitalizando varias cabinas de teléfono en desuso repartidas por distintos puntos de la ciudad. Estas cabinas se integrarán a la red de bibliotecas urbanas de acceso libre ya existentes. El propósito de esta iniciativa es transformar este mobiliario urbano en pequeñas bibliotecas de libre acceso, promoviendo así el intercambio y la lectura de libros. Esta excelente iniciativa, que fomenta la cultura y el reciclaje creativo, ya se está implementando en otras ciudades, como Alcobendas, demostrando su éxito y viabilidad.

«Es un proyecto que combina dos objetivos. Por una parte, fomentamos la lectura sacando los libros a la calle, visibilizando la literatura y, por otra, le damos uso a elementos obsoletos, pero que generan recuerdos y momentos simpáticos. Si las demás bibliotecas urbanas han tenido muy buena acogida, estas, seguro, encantarán a la ciudadanía», señala Nuria Alzaga, Concejala de Cultura, Educación y Juventud, Participación Ciudadana y Euskera de Irún.

Fuente: Ayuntamiento de Irún

Irún recicla sus antiguas cabinas de teléfono para convertirlas en bibliotecas urbanas

Las cabinas de teléfono han sido cuidadosamente restauradas y limpiadas para convertirlas en espacios de lectura. En su interior, se han instalado tres estanterías de acero inoxidable a diferentes alturas, adaptándose así a toda tipología de personas. La estantería más baja se ha diseñado especialmente para la población infantil, permitiendo intercambiar libros de forma fácil y accesible. Además, estos nuevos puntos de intercambio de libros están claramente señalizados con vinilos decorativos que incluyen frases inspiradoras, como la de la bibliotecaria y archivera María Moliner, animando a la comunidad a sumergirse en la lectura.

La colección inicial de libros de esta nueva biblioteca libre proviene de la Biblioteca Municipal Carlos Blanco Aguinaga. Con esta primera entrega de libros, se establece el funcionamiento característico de estas bibliotecas urbanas: para llevarse un libro, se debe dejar otro a cambio. Este sistema asegura que siempre haya libros disponibles para el disfrute de toda la comunidad. Este modelo fomenta un ciclo continuo de intercambio y lectura, enriqueciendo así el acceso a la cultura y el conocimiento para todas las personas.

¿Por qué no compartir los libros que ya no usamos?

¿Por qué no descubrir más historias?

¡Participa!

Esta estantería es una oportunidad para el libre intercambio de libros. Irún se compromete con el fomento de la lectura.

¿Y tú? ¿Te sumas?

Las bibliotecas urbanas representan una iniciativa excepcional que revitaliza el espacio público y promueve la cultura de una manera accesible e inclusiva. Al transformar elementos urbanos en desuso, como las cabinas telefónicas, en puntos de intercambio de libros, se fomenta no solo la lectura sino también el sentido de comunidad y pertenencia. Este modelo de biblioteca libre incentiva el intercambio de conocimientos y experiencias a través de los libros, democratizando el acceso a la cultura y ofreciendo una ventana al mundo para personas de todas las edades y procedencias.