No todas las personas tienen la biblioteca cerca de casa, ni tan siquiera a 15 minutos andando. Es por eso por lo que cualquier medio de transporte es necesario para llegar hasta ella. Son muchas las bibliotecas, por ejemplo, que han puesto en sus puertas aparcamientos para bicicletas, pero solo es una (por lo menos que yo conozca) la que ha ido un paso más allá y ha creado un aparcamiento único y exclusivo para las personas usuarias de la biblioteca. Estoy hablando de la Biblioteca Municipal de O Porriño (Pontevedra).

Muchos usuarios proceden de las diferentes parroquias municipales y de los ayuntamientos limítrofes, por lo que se acercan hasta la biblioteca en vehículo para devolver ejemplares y llevarse otros en préstamo, o para realizar algún otro tipo de gestión rápida. La falta de aparcamiento en los alrededores del edificio, situado en el núcleo urbano, resulta un problema, y muchas de ellas optaban por estacionar incorrectamente en la calle debido a la prisa, exponiéndose a multas de tráfico y dificultando la circulación de los demás vehículos. La mayor parte de las veces se acercaban obligados a devolver libros o películas, pero renunciaban a llevarse otros en préstamo para no perder unos valiosos minutos por tener su coche mal aparcado en doble fila, en un paso de peatones o en algún vado.

Sin duda que me parece una genial y original iniciativa, y digna de que pongan en marcha todas las bibliotecas que detecten problemas de aparcamiento en sus alrededores. Sé que es difícil la gestión del tiempo y de si es usuaria o no la persona que ha aparcado en él. Incluso diría que hacen falta más plazas y no solamente una… pero la verdad es que es una iniciativa digna de aplaudir y copiar.

El personal de la biblioteca detectó esta necesidad a través de los comentarios de sus usuarios, de sus quejas por la falta de aparcamiento en los alrededores del edificio, y echó a rodar este original proyecto contando con la Policía Local de O Porriño como colaboradora fundamental. Para esta finalidad acaba de crearse una plaza de aparcamiento reservada en la calle, para que los usuarios y usuarias que acuden en coche a las instalaciones bibliotecarias puedan realizar gestiones rápidas, como préstamo y devolución de ejemplares, sin tener que aparcar mal su vehículo.

La señalización del aparcamiento también es importante, al igual que su difusión entre las personas usuarias de la biblioteca. Es por eso por lo que cuenta con una señal vertical que informa de la prohibición de aparcar excepto para hacer uso de los servicios de la biblioteca y por un máximo de quince minutos. Además, se ha pintado en la calzada el logotipo de la biblioteca y la palabra «Biblioteca».

Señalización parcamiento biblioteca

«En los primeros días de funcionamiento, el servicio ha tenido una enorme repercusión y una excelente acogida por parte de los usuarios», comentan los bibliotecarios David Pérez y Albino Alonso. Me alegro mucho por la biblioteca y porque esta iniciativa consiga que las personas vayan a la biblioteca sin pensar en los problemas de aparcamiento (y que muchos hemos sufrido alguna vez).  

Leer la noticia original