La delgada línea roja del voluntariado en las bibliotecas

14 enero, 2016 at 10:00

El tema del voluntariado en las bibliotecas es difícil de tratar y muy fácil de malinterpretar. La delgada línea roja existente entre funciones del bibliotecario y tareas del voluntariado ha encendido la mecha en más de una ocasión en el lado del sector bibliotecario (y que busca empleo, sobre todo) por el hecho de considerar que las Administraciones se están ahorrando el tener que sacar plazas para realizar esas tareas.

El voluntariado en las bibliotecas

Hace ya un tiempo que escribí unas breves líneas sobre el tema del voluntariado en las bibliotecas a raíz de asistir al VII  Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. La verdad es que el tema del voluntariado en bibliotecas no ha sido nunca “santo de mi devoción”. Lo veía como una amenaza en lugar de como un apoyo en las bibliotecas.  Y la verdad es que sigue siendo una amenaza si realmente los voluntarios realizan funciones que son propias del personal bibliotecario. Espero que nunca llegue el tema del voluntariado en bibliotecas a este punto.

Pero, y haciendo un poco de abogado del diablo, ¿qué hacer si la única manera de que funcione una biblioteca es a través, y gracias, a la ayuda de los voluntarios? ¿Qué hacer si la única manera de que se realicen actividades en la biblioteca es a través de los voluntarios? ¿Qué hacer si la única manera de que abra una biblioteca escolar es gracias a padres y madres voluntarios en su gestión?

Me pongo en la piel del solo librarian y bendigo a todo voluntario que me quiera echar una mano en las tareas. Me pongo en la piel de las bibliotecas, con varios bibliotecarios, que no realizan actividades por falta de tiempo y bendigo toda propuesta de actividad realizada por voluntarios con el fin de acercar a la gente a la biblioteca. Me pongo en la piel del director de escuela que no tiene posibilidad de contratar a personal para la biblioteca del centro pero quiere abrirla por el bien de sus estudiantes y bendigo a los padres y madres voluntarias que arriman el hombro. Pero me pongo en la piel del profesional que está buscando empleo y me hierve la sangre.

Y me hierve la sangre por el hecho de estar cinco años estudiando y querer trabajar en una biblioteca (aunque sea colocando los libros o vigilando la sala). Me hierve la sangre por el hecho de ver como un trabajo que podría realizar lo están haciendo otros de manera gratuita cuando mi familia y yo necesitamos comer.

Difícil saber quien es el culpable de todo esto. ¿La Administración? Puede que sea la que más papeletas tenga de ser la culpable. ¿Los directores de bibliotecas? No lo creo, buscan el bien de las bibliotecas con los recursos limitados que tienen. ¿Los voluntarios? Tampoco lo creo, ellos solamente quieren ayudar.

¿Sabes qué es lo que más odia un bibliotecario/a en su día a día?

13 octubre, 2015 at 10:36

Sí, los bibliotecarios/as también odian cosas en su día a día y en su ámbito de trabajo. Como todas las profesionales y sectores del mundo, la de bibliotecario/a, tiene sus pros y sus contras. Podría decir que les gustan tantas cosas como odian (será cuestión de equilibrio entre las fuerzas del bien y del mal) aunque está claro que las que les gustan tienen mayor peso que las que no.

Lo que odian los bibliotecarios/as

Para poneros en situación, hace unos días pregunté a mis colegas bibliotecarios/as del Facebook sobre las cosas que más odiaban en su día a día (también las que más les gustaban, pero este será otro post) y el resultado es este post. Estoy seguro de que existen más cosas que no les gustan de su trabajo e incluso también estoy seguro que estas cosas que señalo a continuación como odiadas para algunos pasarán inadvertidas y no llegarán al punto de ser odiadas.

Si eres bibliotecario/a y odias tener que reclamar una devolución, odias la falta de respeto hacia los materiales, odias la falta de modales de algunos usuarios y su falta de interés, odias  las envidias entre compañeros y odias que tus superiores no tengan ni idea de su puesto seguro que te verás identificado en la mayoría de las cosas. Si no te ves identificado en nada es que está claro que alguien tiene que hacer “el trabajo sucio” y ser el poli malo en el trabajo bibliotecario… ;)

La reclamación de retrasos de documentos

Algo que odian los bibliotecarios/as es la reclamación de documentos a usuarios olvidadizos (o que piensan que los documentos son suyos… o que es la mejor manera de disfrutar de ellos: tenerlos hasta que no les hagan falta)

Además tampoco les gusta tener que sancionar a esos usuarios por los retrasos en las devoluciones (aunque algunos bien se merecen una buena multa).

Y algo que no soportan es que después de hacer la reclamación de los documentos estos no sean devueltos.

¿El trabajo del archivero o del bibliotecario puede ser realizado por una máquina?

3 junio, 2015 at 10:03

Hace ya algunos meses que mencioné el estudio de la Universidad de Oxford en relación a cómo de susceptible puede llegar a ser el trabajo de bibliotecario en cuanto a las posibilidades de ser sustituido por un robot (o por una máquina). El eterno debate de si las bibliotecas y los bibliotecarios tienen futuro en un mundo cada vez más tecnológico… sin parar a pensar que el trato humano (¡la humanización de las bibliotecas!) es una de las señas distintivas de las bibliotecas.

Dicho estudio es de septiembre de 2013 (The Future of Employment: How susceptible are jobs to computerisation?), analiza un total de 702 puestos de trabajo y  trata de mostrar las posibilidades de que una máquina sustituya el trabajo de una persona en los próximos 20 años. Ahora sale de nuevo a la palestra porque desde la National Public Radio han creado una sencilla interfaz en la cual se muestran todos los empleos analizados en el estudio divididos por categorías. Además analizan una serie de preguntas como si en el trabajo se necesita llegar a soluciones inteligentes, si requiere ayuda personal a otras personas, si se requiere trabajar en espacios reducidos y si se requiere negociar.

future

Según señala el propio estudio el trabajo de un Archivero sí que puede ser realizado por una máquina. El pronóstico es que los archiveros tienen un 75,9% de posibilidades de ser automatizados. La balanza tiende a estar en la automatización en las funciones relativas a buscar soluciones inteligentes, prestar ayuda a otras personas y necesidad negociar en sus puestos de trabajo.

future-archivists

Las 10 situaciones que más satisfacción causa a los bibliotecarios

31 marzo, 2015 at 10:53

Ser bibliotecario tiene su aquel. El trato directo con las personas es uno de los grandes retos a asumir, ya que puede causar tantas situaciones de estrés como de satisfacción. Entre las situaciones de estrés provocadas por los usuarios están los usuarios revolucionados (y maleducados) que no eres capaz de controlar, los usuarios poco cuidadosos con los recursos y materiales de la biblioteca, los que piensan que eres un recurso más de su propiedad y te acaparan todo el rato… Situaciones que pueden ser contrarrestadas con las muestras de agradecimiento y satisfacción que los usuarios muestran al bibliotecario/a por el trabajo diario en su biblioteca.

biblioteca happy

biblioteca happy

Es verdad que siempre se tiende a resaltar los aspectos negativos del día a día en el trabajo, nos suele pasar también en la vida diaria y personal… en la cual un momento desagradable puede empañar a diez de felicidad o satisfacción. El buen hacer es un compromiso que se asume y no se tiende a resaltarlo porque “nos va en el sueldo”. Es lo que se debe hacer para que los usuarios de las bibliotecas saquen el máximo partido a los recursos y se queden con ganas de más.

En este post voy a mostrar algunas de las situaciones que más satisfacción causa a los bibliotecarios/as ejerciendo su profesión. Al igual que en el post de las situaciones más estresantes del bibliotecario [enlazado en el primer párrafo], quiero agradecer a Mario Aguilera por lanzarme el guante de escribir este post y a mi colegas bibliotecarios de Facebook por decirme cuales son la situaciones que más satisfacción les causa el ejercicio de su profesión. Allá voy:

  1. Ayudar a los usuarios a satisfacer sus necesidades dentro de la biblioteca. Ayudar a los usuarios a localizar la información que necesitan, ayudarles a encontrar y utilizar los recursos de la biblioteca y en cualquier cuestión informática, ayudar a los usuarios a descubrir la biblioteca, ya sean nuevos libros que leer, recursos a utilizar, actividades de las cuales se pueda aprovechar…
  2. El agradecimiento de los usuarios. Que los usuarios se sientan agradecidos por la recomendación de un libro que les encantó, que te agradezcan toda la ayuda prestada para su proyección personal y profesional. Usuarios que vuelven al cabo de los años y te dan las gracias por aquella recomendación en aquel determinado momento, padres agradecidos por hacer a sus hijos usuarios de las bibliotecas…
  3. El efecto multiplicador. Cuando un usuario recomienda un libro a otro usuario y que tú le has recomendado previamente. Cuando un usuario enseña a usar los recursos de la biblioteca a otro usuario…

Las 15 situaciones que más estrés causa a los bibliotecarios

5 marzo, 2015 at 7:50

La vida del bibliotecario es una vida tranquila y sedentaria. Sin muchos sobresaltos y con mucho tiempo para pensar en el ocio y en la familia (sip, también tienen de eso). Lo único que hace es leer todos los libros de la biblioteca y colocarlos en sus estanterías. De vez en cuando viene alguien a quien se le manda callar para seguir en su paz interior y espiritual. De hecho, 1 de cada 2 británicos querría ser bibliotecario… seguro que para vivir en paz consigo mismo y no ver alterado su ritmo cardiaco o sus chakras.

Si no os habéis cansado ya de leer esta vida sedentaria y aburrida de los bibliotecarios, e incluso si no habéis cerrado está página con un cabreo monumental, he de deciros que estaba siendo irónico. ¿Y por qué?… pues porque cuando leo cosas como que la profesión del bibliotecario es de las menos estresantes o es que no conocen la actividad con la que tiene que lidiar un bibliotecario en su día a día o es que es resto de las profesiones son de lo peor.

La 3ª profesión menos estresante: El Bibliotecario: El entorno es relajado, silencioso y no tienen que enfrentarse, generalmente, a ninguna situación desagradable.

HELP!!!

HELP!!!

Los bibliotecarios, al igual que las personas, también tienen los problemas del estrés en cuanto a la muerte de un familiar o amigo, hacer una mudanza, casarse, divorciarse, tener un bebe, enfermedades, perder el trabajo… “Vale, este estrés lo puede padecer cualquier persona y en la vida laboral el bibliotecario no hay estrés que valga”, pensarán algunos.

Pues en este post voy a mostrar algunas de las situaciones más estresantes a las cuales se enfrenta un bibliotecario ejerciendo su profesión. Quiero agradecer a Mario Aguilera que me pusiese en alerta con este tema y a mis colegas bibliotecarios del Facebook por decirme cuales son las causas que más estrés les originan.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR