16 situaciones que ningún bibliotecario/a querrá experimentar en su biblioteca

2 junio, 2016 at 10:03

Hay una serie de situaciones que ningún bibliotecario/a querrá vivir en sus propias carnes y biblioteca. Situaciones de miedo, pánico, angustia, desolación y desorientación que pueden tener lugar en el ejercicio de sus funciones y en sus puestos de trabajo. Estas situaciones pueden llegar a ser calificadas como pesadillas en las cuales lo que único que querrán estos profesionales será despertar y que todo vuelva a la “normalidad”. Aunque bien es cierto que las situaciones mencionadas a continuación pueden ser de lo más normales (unas más que otras) dentro del mundo bibliotecario.

El trabajo en las bibliotecas no está exento de problemas y miedos

Situaciones como quedarse dormido y no abrir la biblioteca, que haya una pequeña (o gran) inundación en la biblioteca o incendio, que se caigan las estanterías, que haya plagas, ruidos y sombras extrañas, quedarse encerrado en el baño, que no funcione nada en ese día de trabajo (electricidad, Internet…), las torres de libros sin control, no encontrar una serie de libros que se supone que deben estar, los usuarios agresivos o que roban, la falta de valoración profesional…

Pesadillas en la biblioteca y que todo bibliotecario/a puede llegar a sufrir en algún momento

Inundaciones o incendios en la biblioteca. Son cosas que pueden pasar. No son habituales, pero pueden pasar. Tanto un incendio como una inundación pondrá patas arriba la biblioteca… y a lo que habría que sumar la perdida de documentos, mobiliario y tecnología de la biblioteca. Un auténtico drama y caos si se producen a gran escala.

Caída en dominó de las estanterías. Las estanterías de las bibliotecas tienen ese fatal encanto de que todo puede fallar y acabar en un bonito efecto dominó que esparcirá todos los libros por el suelo y hará que se le acumule el trabajo al bibliotecario/a. Además, debe tratar de que cuando esto ocurra (cruzad los dedos para que no pase nunca) que no le pille cerca.

Ver sombras entre las estanterías y estar solo en la biblioteca. En ocasiones se dice la frase “mejor solo que mal acompañado”, pero se puede estar solo en la biblioteca y a la vez acompañado por sombras y ruidos que el subconsciente tarda menos de un segundo en transformar en situaciones paranormales.

¿Y si atamos de pies y manos al bibliotecario? [Opinión]

22 octubre, 2013 at 11:51

Parece descabellada la idea… incluso un poco sadomasoquista, para algunos. Pero así es como se siente muchos de los profesionales que trabajan en las bibliotecas y que ven como avanzan otros compañeros de profesión según lo hace la sociedad o las nuevas tecnologías mientras ellos no pueden porque “los de arriba” no les dan el OK para hacer nada o prefieren que no se hable de ellos por ningún medio. Lo que viene siendo el “no destacar por si acaso la cagamos”.

A eso se le llama miedo. Miedo por innovar, miedo por imaginar y miedo por emprender desde dentro de la biblioteca. Y ese miedo es el que hace que los bibliotecarios prefieran no salirse de sus labores diarias y se queden sentados viendo pasar un tren al cual les da pereza subir, por no decir miedo. En otro lado estarían los bibliotecarios que ven pasar ese tren y NO sienten ese miedo o esa necesidad por innovar, imaginar un nuevo futuro o emprender porque ven que con las labores diarias de la biblioteca ya tienen más que suficiente, y que piensan que están más cerca de la antigua biblioteca de Alejandría que de todos los avances futuristas aplicados a las bibliotecas. En este caso no hablo de ellos, sino de los que quieren y no pueden.

biblioteca-Alejandria

Lo que está claro es que hace falta contagiar la actitud, energía y positividad para afrontar el futuro. Para cuando pase ese tren del que os hablaba no le coja desprevenido a ese bibliotecario. Hay que empezar por esos pilares básicos para poder construir una biblioteca con unos pilares fuertes que resistan toda la carga del futuro.

No hay que tener miedo al fracaso. El fracaso es lo que nos va a enseñar cómo es la vida, más que los éxitos. Las bibliotecas no pueden vivir en el mundo de la perfección continuamente. Tampoco estoy proclamando a saltarse las reglas escritas de lo que es una biblioteca, lo que quiero decir es que a esas reglas se les pueden ir sumando nuevas reglas y caminos a andar y explorar.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR