La biblioteca del futuro… futuro tecnológico y social

5 febrero, 2014 at 16:40

«El mejor camino para predecir el futuro es inventándolo» Alan Kay

El futuro de las bibliotecas es uno de los grandes enigmas. Muchos pensaron que con la llegada de Internet primero y después con la llegada de los libros electrónicos iban a tener las bibliotecas complicada su existencia. Por suerte se equivocaron, aunque posiblemente no iban desencaminados. Las bibliotecas aguantaron estos envites tecnológicos porque supieron adaptarse a ellos y porque las bibliotecas son mucho más que eso. Las bibliotecas orientan, ayudan, apoyan, aconsejan… a sus usuarios en el acceso de información y contenidos independientemente del formato en el que se encuentren. Muchos sectores e instituciones desaparecerían si achacásemos a Internet como culpable o competencia directa, véase el caso del periodismo donde todo el mundo puede publicar noticias a la red, el caso de los museos y galerías de arte con el acceso a colecciones y proyectos de recopilación artística existentes, y el caso de las bibliotecas con la llegada y proliferación del libro electrónico.

El futuro es imprevisible y aunque se trate siempre de dar unas pautas evolutivas éstas o son poco realistas o llegan antes de lo esperado. Eric Schmidt en su libro «The New Digital Age: Reshaping the Future of People, Nations and Business» trata de dar una serie de predicciones futuras, en las cuales destacan la enseñanza de la privacidad online desde las escuelas, en el año 2020 todo el mundo estará conectado a través del móvil, las noticias de última hora solamente estarán en los medios sociales (véase el caso de Twitter), nuestros datos estarán en la nube…

«El Darwinismo Digital ocurre cuando la tecnología y la sociedad evolucionan de una forma más acelerada que nuestra capacidad de adaptación» Brian Solis

[Informe APEI] Bibliotecas ante el siglo XXI: nuevos medios y caminos

10 octubre, 2013 at 9:01

#biblioAPEISe puede decir que las bibliotecas son unas auténticas supervivientes con el paso del tiempo. Su capacidad de adaptación, transformación y evolución ante los cambios sociales, tecnológicos y económicos dan fe de ello. Las bibliotecas deben mirar al futuro viviendo el presente y teniendo muy claro cuál es su pasado. Éstas se enfrentan a nuevos usuarios, a nuevos formatos y soportes, a nuevas formas comunicativas y a una serie de retos y oportunidades que no deben dejar escapar. La marca biblioteca debe seguir creciendo y mostrando su importancia, como viene haciendo siempre, ante la sociedad.

Está claro que no todo en la biblioteca va a pasar por los nuevos avances tecnológicos que van surgiendo, incluso las nuevas modas que llegan, pero gran parte de este trabajo se centrará en ello. Se centrará en ello porque, ya sea una parte mínima o una parte importante a implantar en la biblioteca, hay que tener en cuenta que la biblioteca no puede mirar para otro lado cuando se habla de nuevas formas de comunicación, de información o de captar y acercar a los usuarios a sus instalaciones o contenidos. No se habla de dar una vuelta de 180 grados en la misión y objetivos de la biblioteca, se habla de sumar. De sumar nuevos servicios, nuevos objetivos, nuevos medios de comunicación y difusión para llegar a las personas, de sumar todo aquello que haga a la biblioteca ser una entidad referente dentro de la comunidad.

No se debe olvidar que el usuario principal de las bibliotecas sigue siendo el que quiere en préstamo los libros de la misma. Esto quiere decir que aunque se trate de ver nuevos servicios hay que seguir prestando atención a los servicios de utilidad que se ofrecen desde las bibliotecas. Por otro lado, las bibliotecas no deben tener miedo a las grandes plataformas digitales que ofrecen contenidos a sus usuarios, y que pueden ser los mismos usuarios que los de las bibliotecas. Su negocio no es el mismo; y pasa por hacer dinero, mientras que el de las bibliotecas no. ¿Serán estas plataformas las que lleguen a tener miedo de las bibliotecas? Lo que está claro es que la biblioteca no puede ser comparada con ningún otro lugar. Una biblioteca se podrá transformar, podrá incorporar nuevos espacios, servicios, soportes o formatos… pero seguirá siendo una biblioteca.

Este trabajo está divido en tres bloques. Tres bloques que muestran la situación actual de las bibliotecas y dan una mirada a un futuro próximo, e incluso hipotético, sin dejar de mencionar el boom de años pasados referente a los medios sociales y que ya forman parte de la vida de las personas como un fenómeno consolidado. Además de mencionar la importancia de los profesionales que trabajan en las bibliotecas y de las nuevas vías o caminos que se pueden tomar para acercarse a los usuarios y a las empresas, estas últimas para buscar nuevas vías de financiación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR