Mecenable o cómo hacer crowdfunding en organizaciones culturales

4 junio, 2014 at 10:15

Crowdfunding es un término que ya lleva unos cuantos años con nosotros y que tenemos que sumar a la larga lista de palabros que adoptamos del habla inglesa. Según la Wikipedia el crowdfunding o micromecenazgo (o financiación en masa) “es la cooperación colectiva llevada a cabo por personas que realizan una red para conseguir dinero u otros recursos. Se suele utilizar Internet para financiar esfuerzos e iniciativas de otras personas u organizaciones”.

Sencilla definición y que explica en pocas palabras la esencia del crowdfunding, pero que si nos adentramos más en el término puede verse que está compuesto de cuatro vertientes bien diferenciadas, aunque con el objetivo común de financiación en masa de proyectos. Esas cuatro vertientes del crowdfunding son:

  • Crowdfunding de recompensa (Reward based crowdfunding): aportaciones económicas a cambio de productos o servicios.
  • Crowdfunding de inversión (Equity based crowdfunding): aportaciones económicas a cambio de acciones, participaciones o beneficios.
  • Crowdfunding de préstamo (Lending based crowdfunding): aportaciones económicas que esperan recibir un tipo de interés en su devolución.
  • Crowdfunding de donación (Donation based crowdfunding): aportaciones económicas realizadas de forma altruista y desinteresada.

Ni que decir tiene que a través de este tipo de acciones salen adelante proyectos como la Wikipedia que consiguió 25 millones de euros en un mes, librerías que estaban a punto de cerrar y no lo hacen por la ayuda de los ciudadanos a través de sus aportaciones, digitalización de archivos a través de una contraprestación simple como es un diploma acreditativo, restauración de obras de arte en museos y que repiten experiencias basadas en los éxitos anteriores o bibliotecas que necesitan nuevos equipamientos y que luchan por conseguirlos, con mayor o menor fortuna. El crowdfunding está entre nosotros, en ocasiones sin darnos cuenta y tanto es así que el año pasado (2013) el crowdfunding movió 19 millones de euros en España.

Hace ya unos meses (febrero 2014) el Gobierno de España trató de limitar el crowdfunding basado en la inversión y en el préstamo, limitaciones que recientemente han sido levantadas para profesionales que se dedican a la inversión y que no afectan a los tipos de crowdfunding de recompensa y de donación.

Crowdfunding y organizaciones culturales: Mecenable

Hablar de crowdfunding y administración pública en el ámbito cultural es un arma de doble filo. Un doble filo en el cual están los ciudadanos que pueden llegar a pensar que no quieren pagar por servicios que ya están pagando con sus impuestos, y a los que además la administración está maltratando con recortes continuos… y por otro lado la administración que puede ver este tipo de “nueva vía de financiación” como la solución a sus problemas (cuando no es así).

En medio nos encontramos con las organizaciones (véase bibliotecas, archivos, museos…) que buscan desesperadamente ingresos para poder ofrecer servicios y productos novedosos y de calidad a los ciudadanos, que al fin y al cabo son los que están sufriendo (al mismo nivel que las organizaciones culturales) dichos recortes.

Una vez puestos en situación, y como veis me pongo en el peor de los casos en los cuales tanto ciudadanos como las administraciones pueden malinterpretar el crowdfunding ligado al mundo cultural dependiente de las arcas del Estado, os voy a hablar un poco más de lo que ya he hecho por los distintos medios sociales de Mecenable (aquí la plataforma en construcción), plataforma de crowdfunding de donación en el ámbito cultural.

Mecenable

Mecenable

Mecenable es una plataforma de financiación cultural que, a través de las aportaciones económicas colectivas o crowdfunding de donación, va a permitir un lugar de encuentro entre instituciones y empresas culturales y ciudadanos. A través de Mecenable se pone al alcance de las Bibliotecas, Archivos, Museos e instituciones culturales españolas en general, un método alternativo de financiación que, mediante la participación ciudadana, complemente las partidas presupuestarias asignadas por las distintas administraciones a sus centros.

Las cuatro prioridades para las bibliotecas del futuro

29 mayo, 2013 at 12:56

El Arts Council de Inglaterra ha llevado a cabo un proyecto de investigación sobre cómo será el futuro de las bibliotecas y las prioridades que deben afrontar éstas en sus servicios a la comunidad. El objetivo es señalar el valor, la función y el propósito futuro de las bibliotecas.

El estudio ha establecido cuatro áreas prioritarias para el fomento y sostenibilidad de las bibliotecas:

  1. La biblioteca como centro de la comunidad.
  2. Sacar el máximo provecho de la tecnología digital y de los medios creativos.
  3. Asegurar que las bibliotecas son resistentes y sostenibles.
  4. Dotar de conocimientos adecuados a los profesionales que trabajan en las bibliotecas.

Prioridad 1: La biblioteca como centro de la comunidad

Hacer de la biblioteca y sus espacios lugares para que las personas se reúnan y sociabilicen con el resto. Las bibliotecas siguen siendo valoradas como sitios de confianza, lugares democráticos con valiosos recursos y que ofrecen gran cantidad de actividades a sus usuarios.

Hay que buscar esa unión entre el mundo físico y el mundo virtal, buscar una integración flexible a través de las redes sociales, grupos web de lectura, vínculos a recursos en línea… con la finalidad de involucrar a los usuarios y despertar su creatividad, el intercambio de ideas, conocimientos y la realización de actividades culturales.

Compartir espacios desde la biblioteca con otras organismos comunitarios hará que gane la comunidad y traerá beneficios como el intercambio de conocimientos, llegar a más gente y reducción de costes.

Los desafíos en el uso del espacio de la biblioteca:

  • Adecuar la biblioteca para la reunión de personas sin olvidar a los usuarios que quieran hacer uso de la biblioteca por su cuenta.
  • Integrar la biblioteca física y los espacios virtuales.
  • Ofrecer tantas plazas en la biblioteca como para satisfacer las necesidades de sus usuarios.

Prioridad 2: Sacar el máximo provecho de la tecnología digital y de los medios creativos.

Cada vez hay más información y más facilidad de acceso a la misma por parte de los usuarios de las bibliotecas. Las bibliotecas tienen que pensar más allá del edificio y ser capaz de ofrecer a sus usuarios experiencias interactivas, ganar accesos a sus servicios y pensar en la movilidad de las personas.

Las bibliotecas deben estar en el centro de la innovación en cuanto a tecnología digital. Deben ser ese nexo entre la comunidad y la tecnología que ayude a los ciudadanos a experimentar. La tecnología digital será la clave para el futuro prestación de servicios de biblioteca. La biblioteca tiene que innovar, compartir y adoptar conjuntamente los servicios de manera eficiente con la finalidad de ofrecer a las personas accesos a más recursos, a información y apoyo en sus necesidades.

Las bibliotecas tienen que ser esas organizaciones que ayuden a las personas que se encuentran en la brecha digital y que tienen menos recursos con los cuales poder acceder a la información con la finalidad de que nadie se quede atrás o excluido.

Los desafíos en el uso de la tecnología:

  • Mejorar la calidad y consistencia de la biblioteca virtual.
  • Desarrollar infraestructuras que fomenten la innovación y el mejor servicio.
  • Préstamo de libros electrónicos, incluido el préstamo electrónico a distancia.

Prioridad 3: Asegurar que las bibliotecas son resistentes y sostenibles.

Ante la situación económica actual y el recorte de presupuestos destinados a las bibliotecas, estas tienen que encontrar otras fuentes de financiación extra y no depender única y exclusivamente de las administraciones. Apoyarse también en los servicios que puede ofrecer la comunidad en la biblioteca, buscar su participación, desarrollo de ideas y creación de servicios en conjunto.

Los desafíos: reducción de costes, búsqueda de nuevas vías de financiación y nuevas formas de trabajo:

  • Crear un ambiente positivo y que invite a participar activamente a las comunidades y sus usuarios en el diseño y prestación de servicios en la biblioteca.
  • Desarrollar nuevos enfoques en cuanto a la gestión de las bibliotecas.
  • Dotar a las bibliotecas de otros servicios públicos.

Prioridad 4: Dotar de conocimientos adecuados a los profesionales que trabajan en las bibliotecas

Hacer del personal que trabaja en la biblioteca auténticos líderes y que ofrezcan sus servicios de manera rápida a los usuarios. Los bibliotecarios tendrán que ser activos en sus comunidades, animar a las personas e involucrarlas en la biblioteca.

Los profesionales que trabajan en las bibliotecas tendrán que mejorar sus habilidades de organización y ayuda a usuarios a encontrar la información que necesitan en el caos informacional en el cual nos encontramos. Deberán pensar en emprender, ser expertos en la comunicación y la comercialización de los servicios.

El desafío es desarrollar las habilidades del personal que trabaja en las bibliotecas:

  • Garantizar que los responsables de las bibliotecas cuentan con estas habilidades.
  • Animar al personal que trabaja en las bibliotecas a hacer un uso creativo e innovador en el uso de los espacios de la biblioteca, sus actividades y recursos.
  • Asegurar que el personal bibliotecario cuenta con las habilidades digitales necesarias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR