La descarga de libros electrónicos de Internet y su etiqueta de ilegal

26 noviembre, 2015 at 10:15

Cuando se escucha a alguien decir que se ha descargado un libro electrónico de Internet siempre se nos va la mente hacía el lado oscuro, hacia el lado de de la descarga ilegal de ese libro. Pero no tiene porqué ser así, tenemos que tratar de quitarnos ese prejuicio injustificado… ¿o quizás no sea tan injustificado?

Bien es cierto que los portales y plataformas de descarga ilegal de libros electrónicos llevan ya muchos años entre nosotros, e incluso gente que quiere hacer negocio por su cuenta en la venta de estos libros electrónicos. Todos (o casi todos) hemos acudido a ellos para hacernos con un libro que queríamos leer, que queríamos leer una parte o que simplemente no encontrábamos por ningún lado. Pero no todas las descargas de libros por Internet son ilegales… y esto hay que tenerlo muy en cuenta.

La larga sombre de los libros electrónicos y su descarga por Internet

Hay muchos sitios web que ofrecen libros electrónicos a coste cero. Sí, sí… gratis.  Estos sitios también llevan tiempo entre nosotros. Eso sí, no esperes encontrar las últimas novedades literarias o los bestsellers del momento. Su colección mayoritaria son libros clásicos de la literatura en dominio público o libros de autores independientes que ponen sus obras a disposición de todas las personas que les quieran leer.

Y también están las bibliotecas. Bibliotecas, y no es ningún secreto, que llegan tarde con sus las plataformas de préstamo de libros electrónicos… pero escucha, lo bueno es que han llegado. Tampoco es ningún secreto decir que el asunto no es fácil para las bibliotecas y las editoriales. Bibliotecas que tratan de hacer  su trabajo como buenamente pueden* ofreciendo a sus usuarios las novedades y libros electrónicos que requieren (* falta de presupuesto, falta de colección, cláusulas casi abusivas, el precio de los libros electrónicos para las bibliotecas). Y editoriales que tratan de ver como hacer su negocio con las bibliotecas en un mundo digital donde está tan presente la piratería y el compartir sin control.

¿Las bibliotecas se pueden asemejar a las plataformas de intercambio de archivos?

14 mayo, 2015 at 10:05

Es un tema un poco peliagudo al tratarlo desde el punto de vista de las bibliotecas (ya ni te cuento desde el punto de vista de la Ley de Propiedad Intelectual o demás derechos de autor) pero no le falta razón a los argumentos que Rick Falkvinge (fundador del Partido Pirata en Suecia) ha dado en su post “You can’t defend public libraries and oppose file-sharing”. El intercambio de contenidos está presente en las bibliotecas, al igual que lo está en las plataformas para compartir archivos… pero vayamos por partes…

compartir

En su post, Rick Falkvinge, comenta que cuando empezaron a funcionar las bibliotecas públicas en Gran Bretaña los editores presionaron para que el préstamo de libros en éstas fuese ilegal. Que si no se paga por leer un libro sería igual que robarlo. A su vez consideraban a las bibliotecas privadas (a las que solo se podía acceder por suscripción) focos de delincuencia y robo.

El Parlamento británico no se dejó presionar y vieron que las bibliotecas públicas eran un valor económico al tener una población más educada y culta… por lo tanto aprobaron la ley de las bibliotecas públicas gratuitas en 1850. Es decir, apostaron por una sociedad más formada en lugar de por hacer negocio con ella. Los editores argumentaron que con esta ley que se dejarían de escribir libros al ser dados de manera gratuita, que ningún autor querría escribir. (Cosa que no sucedió)

Las bibliotecas y el intercambio de archivos no difieren en principio. El propósito de las bibliotecas era – es – poner la cultura y el conocimiento a disposición de la mayor cantidad de personas posible, tan eficientemente como sea posible, de forma gratuita – simplemente por el mayor beneficio socioeconómico de una población educada y cultural.

¿Será la crisis del libro comparable a la crisis del ladrillo?

24 julio, 2014 at 12:08

El sector editorial está tocado, muy tocado, y esperemos que no hundido. Se puede decir que está en ese momento en el cual no es capaz de vender todo lo que produce y le persiguen los fantasmas del libro digital, al cual no quieren adoptar de buen agrado. Más que normal esto último si se tiene en cuenta que solamente el 11,7% de los lectores en España son lectores de libros electrónicos.

No Dark Sarcasm in the Classroom by Thomas Hawk

No Dark Sarcasm in the Classroom by Thomas Hawk

El análisis del mercado editorial en España (2013), realizado por la Federación de Gremios de Editores de España, destaca que el sector editorial sigue siendo la “primera industria cultural española” con una facturación de 2.708 millones de euros, aunque deja ver que hay un descenso del 9,7% de las ventas de libros (-19% en la última década) y que es achacado, según el análisis, a la crisis económica, ausencia de políticas que protejan la propiedad intelectual, la piratería, el 21% de IVA del libro electrónico, supresión de ayudas a familias y la reducción de inversiones a bibliotecas públicas, escolares y universitarias.

El gran filón de las editoriales siguen siendo los libros no universitarios, seguidos de la literatura (novela policíaca, de espionaje sobre todo) y de los libros infantiles y juveniles. Escenarios en los cuales han perdido ingresos que van desde el 9,6% al 17,2% con respecto al año 2012.

Facturación por materias

Facturación por materias

La obsolescencia tecnológica está matando la perdurabilidad del papel

28 abril, 2014 at 12:06

El pasado 27 de abril emitieron en DocumentosTV «Descatalogados», y cuyo contenido estará disponible hasta el próximo 12 de mayo de 2014, un documental sobre la revolución digital y la transformación del mundo de la edición, la distribución, la forma de escribir y hasta la manera de leer.

Documentos TV - Descatalogados

Documentos TV – Descatalogados

La revolución tecnológica está transformando el mundo de las palabras. La información y la forma de mostrarla están cambiando. La edición de libros, su publicación y hasta la manera de leer, también. Pero, ¿cómo afectan todas estas innovaciones a las ideas y a nosotros como sociedad?

En dicho espacio se habló del libro físico como herramienta tecnológica capaz de hacer al lector olvidarse del formato de lectura y meterse plenamente en la historia que está leyendo sin distracciones provenientes por parte del formato. A su vez se comentó que el papel es el mejor vehículo para conservar la información y que todo avance tecnológico le está haciendo sucumbir forzosamente a un segundo plano hasta el punto de, quién sabe, dentro de unas décadas llegar a desaparecer. Y yo me pregunto, ¿cómo puede llegar a ser este capaz de materializarse la desaparición del libro en papel si enfrentamos la obsolescencia tecnológica frente a la perdurabilidad del mismo?

El año 2005 marcó una época en cuanto al cambio de lectura (papel VS. digital). En ese año los adolescentes leyeron más en Internet que en cualquier otro formato. Por otro lado se afirmó que al libro impreso le iba muy bien… pero que quizás no tanto a los editores trabajando por separado. Industria editorial que fue lenta en ver la tendencia del libro electrónico y que incluso parecía querer ignorar.

Google gana la batalla de la digitalización de libros

15 noviembre, 2013 at 13:11

Hace unas semanas emitieron en La 2 el documental: “Google y el cerebro (cómo controlar el mundo)” [y que estuvo accesible y visible hasta el pasado día 9 de noviembre]. Aquí podéis ver un resumen del documental: Google y su intención de digitalizar todos los libros del mundo, y donde destaco las siguiente líneas:

En 2002, Google empezó escaneando los libros de todo el mundo y firmaron acuerdos con las bibliotecas de las grandes universidades —Michigan, Harvard, y Stanford en América, la biblioteca Bodleian en Inglaterra, y la Biblioteca Nacional de Catalunya en España—. Su objetivo no era sólo crear una enorme biblioteca global, sino utilizar todo este conocimiento para un propósito mayor y reservado: desarrollar una nueva forma de inteligencia artificial.

Google escaneó 10 millones de libros, pero había un gran problema: más de la mitad de estos libros, seis millones de ellos, estaban bajo derechos de autor. Autores de todo el mundo lanzaron una campaña contra Google. En otoño de 2005, el Gremio de Autores de América y la Asociación de Editores Americanos presentaron demandas. Pronto se sentaron con Google para intentar negociar a un acuerdo. Y tres años después, el resultado fue el Acuerdo sobre Google Books, de 350 páginas que se hicieron públicas en octubre de 2008.

Desde el otoño de 2009, el juez Denny Chin celebró las audiencias en Nueva York para evaluar la validez del acuerdo sobre Google Books. Y en marzo de 2011 dictaminó en contra.

Google-Books

Pues bien, ayer salió la noticia en la cual se daba a Google Books como ganador del juicio para digitalizar los libros bajos usos justos. Un juicio en el cual se le pedía a Google 750 dólares por cada libro digitalizado, alcanzando la cifra total de 3.000 millones de dólares.

[…]

El juez Denny Chin determinó que escanear los libros correspondía a un uso justo, porque era “altamente transformativo” y porque no daña el mercado de la obra original.

Google Books entrega significativos beneficios públicos”, afirmó el juez, indicando que podría ser una herramienta importante para la investigación y que expandirá el acceso a literatura para las personas ciegas, además de ayudar a preservar los textos del desgaste físico del papel.

[…]

“Este ha sido un camino largo y estamos encantados con el fallo de hoy. Como hemos dicho, Google Books cumple con las leyes de copyright y actúa como un catálogo de tarjetas para la era digital – dándole a los usuarios la posibilidad de encontrar libros para comprar o tomar prestados”, dijo Google.

[…]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR