Si tuvieras 3 millones para las bibliotecas… ¿en qué los invertirías?

19 febrero, 2015 at 10:20

Si tuvieras que repartir 3 millones de dólares entre todas las bibliotecas del país, ¿cómo lo harías?… ¿Los repartirías a partes iguales a todas las bibliotecas para que pudiesen seguir con sus actividades y adquisiciones?… ¿O harías un concurso de buenas ideas (y proyectos factibles) aplicables a las bibliotecas y darías el dinero a los ganadores?… Siendo realista lo más fácil es repartirlo a partes iguales entre todas las bibliotecas, pero si lo que se busca es ir un poco más allá (de donde siempre se llega) montar un concurso de buenas ideas es una GENIAL IDEA.

Biblioteca proyectos

La Knight Foundation (Fundación que apoya las ideas para la transformación, la excelencia, el emprendimiento e innovación y el acceso a la información) lanzó en septiembre de 2014 el reto sobre cómo aprovechar las bibliotecas como una plataforma para construir comunidades con mayor conocimiento. Se buscaban proyectos (en EE.UU.) basados en el poder de transformación de las bibliotecas y su uso. A la convocatoria se presentaron un total de 676 trabajos y que giraban en torno a estos temas:

  • El movimiento maker: Las bibliotecas buscan crear espacios y programas que permitan invención y práctica en la educación.
  • La alfabetización informacional: De la alfabetización digital de datos y, a la formación oportuna sobre los problemas de privacidad, las bibliotecas pueden guiar a las comunidades a través de los complejos ecosistemas de información que dan forma a nuestra economía y la cultura.
  • Medios de comunicación y periodismo: De los espacios de creación de medios de comunicación a los archivos de noticias y medios de comunicación a los nuevos modelos de periodismo local, los campos de la biblioteca y el periodismo son consustanciales a través de sus valores compartidos de defensa de la verdad y el suministro de información.
  • Historia local: Las bibliotecas son un espacio dedicado a la preservación de los conocimientos locales; que están investigando cada vez más formas de usar las nuevas tecnologías para capturar y presentar información rica arraigada en el tiempo y lugar.
  • Abrir los datos: Muchas bibliotecas están explorando su papel en el movimiento de un gobierno abierto como depósitos potenciales de datos y recursos para una sociedad tecnóloga.
  • Biblioteca sin muros: Desde camiones a bicicletas, los profesionales de las bibliotecas están dispuestos a poner sus recursos en las ruedas y llevarlos donde sea necesario.
  • Transformación profesional: los profesionales de la biblioteca tienen un profundo orgullo por su profesión y están buscando oportunidades de educación e investigación para responder al cambio.

Archivos y bibliotecas ante el dilema de compartir a través de los medios sociales

26 noviembre, 2014 at 13:09

El contenido es tuyo… hasta que lo subes a una plataforma social tipo Facebook o Pinterest. Este podría ser el título de este post y que ilustraría de manera aún más clara que cuando subes una publicación (texto, vídeo, imagen…), tenga esta derechos de autor o no, esta pasaría a ser propiedad de dicha plataforma (hasta que la eliminases tú y toda la gente que la hubiese compartido).

Está claro que la relación entre usuario y plataformas sociales es una relación de amor-odio. Una relación donde hay un aprovechamiento por ambas partes: tú (usuario) me das los contenidos y te dejo andar libremente por la tecnología que pongo a tu disposición para llegar, comunicar e interactuar con personas y organizaciones como nunca te habrías imaginado, y yo (plataforma) hago lo que quiera con esos contenidos que tú subes.

Amor y odio entre usuarios y plataformas

Amor y odio entre usuarios y plataformas

Si hablamos de perfiles personales (o usuarios) el tema puede estar medio claro: Cada uno hace lo que quiere con sus contenidos y sus publicaciones, ateniéndose a sus consecuencias. Pero si hablamos de perfiles institucionales (como de bibliotecas, archivos o de cualquier otra organización) el tema puede ser más complicado y hay que andarse con más ojo con las cosas que se hacen y se publican, aunque también podría valer la máxima de “atente a sus consecuencias”, pero hagamos las cosas bien.

Bibliotecas y archivos tienen gran cantidad de información y documentación en su poder. Es de perogrullo, pero las obras con derechos de autor no pueden ser compartidas libremente por los distintos medios sociales, quedando su acceso,  disposición y consulta únicamente desde dentro de las mismas organizaciones y, en el mejor de los casos, mientras no haya una ley o Real Decreto que lo prohíba, con posibilidad de préstamo. En cambio las obras de dominio público sí que se pueden compartir libremente por los distintos medios sociales. [Me veía en la necesidad de recordar este punto, lo siento si te ha parecido un acto osado por mi parte]

Ahora bien… ¿Entiendes qué es el dominio público y la importancia de la digitalización de este? ¿Sabes cuáles son los términos de uso de tus contenidos por parte de las plataformas? ¿Conoces los pros y contras de compartir contenido a través de los distintos medios sociales? ¿Sabes cómo compartir tus imágenes sin necesidad de darle tu contenido original a las plataformas?

Las bibliotecas podrán digitalizar libros, incluso sin acuerdo de sus titulares

15 septiembre, 2014 at 15:33

Los Estados miembros pueden autorizar que las bibliotecas digitalicen algunos libros de su colección para ofrecerlos a los usuarios en puestos de lectura electrónica sin necesidad de contar con el acuerdo de los titulares de los derechos sobre las obras.

Así empieza la nota de prensa remitida por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea del pasado 11 de septiembre sobre la sentencia de la digitalización de libros en las bibliotecas para ponerlos a disposición de sus usuarios… aunque claro, existen sus limitaciones: no se podrán imprimir las obras ni se podrán almacenar a través de dispositivos de almacenamiento (memoria USB) ya que estarían generando una copia y como tal se tendría que hacer una compensación equitativa a los titulares de los derechos sobre las obras.

Dicha digitalización y puesta a disposición de las obras a través de terminales especializados podrá hacerse sin contar con el consentimiento de los editores siempre y cuando el uso de las obras sea para fines de investigación y uso personal. Pero… ¿por qué esta decisión del Tribunal de Justicia de la Unión Europea?… pues muy sencillo: porque así las bibliotecas pueden llevar a cabo su misión fundamental de promover el interés público vinculado al fomento de la investigación y el estudio personal.

Stockholms stadsbibliotek, Stockholm by square(tea) [user: infinitea]

Stockholms stadsbibliotek, Stockholm by square(tea) [user: infinitea]

¿De dónde viene toda esta historia?

El Bundesgerichtshof debe resolver un litigio entre la Technische Universität Darmstadt (Universidad Técnica de Darmstadt) y una editorial alemana, Eugen Ulmer KG. La biblioteca de la Universidad digitalizó un libro editado por Eugen Ulmer 2 proporcionando posteriormente acceso al mismo desde sus puestos de lectura electrónica. Además, rechazó la oferta de la editorial de adquirir y utilizar en formato electrónico («e-book») los manuales editados por esta última (entre los que se cuenta el libro mencionado). Eugen Ulmer quiere impedir que la Universidad digitalice dicho libro y que los usuarios de la biblioteca puedan imprimirlo o almacenarlo en una llave de memoria USB desde los puestos de lectura electrónica o sacar esas reproducciones de la biblioteca.

La digitalización como la llave de la preservación, difusión y acceso al conocimiento

2 junio, 2014 at 11:50

El pasado jueves 29 de mayo se celebró en la Casa del Lector de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez un nuevo desayuno profesional organizado por SEDIC y BiblogTecarios sobre la digitalización de fondos bibliográficos. En dicho desayuno intervinieron Luis Collado (Strategic Partner Development Manager de Google), Berta López (Documentalista y gestora de cuenta en Greendata), Manuela Palafox (Directora de la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid) y José Luis Bueren (Jefe de Área de Biblioteca Digital de la Biblioteca Nacional de España).

Google hizo alarde de su vasta cantidad de libros y textos digitalizados por todo el mundo (cantidad que suma más de 30 millones de libros digitalizados procedentes de más de 100 países y en 400 idiomas diferentes) y cuyos retos u objetivos van orientados a la digitalización de libros a través de Google Books para la preservación y difusión del conocimiento, además de una fuerte apuesta por la calidad de la digitalización, el reconocimiento de palabras y la conversión de textos a formato legible en tabletas y otros dispositivos de lectura vía Google Play.

Para los más curiosos es importante no perder de vista la herramienta Google Books Ngram Viewer y que sirve para ver qué palabras son las más utilizadas en la digitalización de los libros.

Google books Ngram Viewer

Google books Ngram Viewer

Google gana la batalla de la digitalización de libros

15 noviembre, 2013 at 13:11

Hace unas semanas emitieron en La 2 el documental: “Google y el cerebro (cómo controlar el mundo)” [y que estuvo accesible y visible hasta el pasado día 9 de noviembre]. Aquí podéis ver un resumen del documental: Google y su intención de digitalizar todos los libros del mundo, y donde destaco las siguiente líneas:

En 2002, Google empezó escaneando los libros de todo el mundo y firmaron acuerdos con las bibliotecas de las grandes universidades —Michigan, Harvard, y Stanford en América, la biblioteca Bodleian en Inglaterra, y la Biblioteca Nacional de Catalunya en España—. Su objetivo no era sólo crear una enorme biblioteca global, sino utilizar todo este conocimiento para un propósito mayor y reservado: desarrollar una nueva forma de inteligencia artificial.

Google escaneó 10 millones de libros, pero había un gran problema: más de la mitad de estos libros, seis millones de ellos, estaban bajo derechos de autor. Autores de todo el mundo lanzaron una campaña contra Google. En otoño de 2005, el Gremio de Autores de América y la Asociación de Editores Americanos presentaron demandas. Pronto se sentaron con Google para intentar negociar a un acuerdo. Y tres años después, el resultado fue el Acuerdo sobre Google Books, de 350 páginas que se hicieron públicas en octubre de 2008.

Desde el otoño de 2009, el juez Denny Chin celebró las audiencias en Nueva York para evaluar la validez del acuerdo sobre Google Books. Y en marzo de 2011 dictaminó en contra.

Google-Books

Pues bien, ayer salió la noticia en la cual se daba a Google Books como ganador del juicio para digitalizar los libros bajos usos justos. Un juicio en el cual se le pedía a Google 750 dólares por cada libro digitalizado, alcanzando la cifra total de 3.000 millones de dólares.

[…]

El juez Denny Chin determinó que escanear los libros correspondía a un uso justo, porque era “altamente transformativo” y porque no daña el mercado de la obra original.

Google Books entrega significativos beneficios públicos”, afirmó el juez, indicando que podría ser una herramienta importante para la investigación y que expandirá el acceso a literatura para las personas ciegas, además de ayudar a preservar los textos del desgaste físico del papel.

[…]

“Este ha sido un camino largo y estamos encantados con el fallo de hoy. Como hemos dicho, Google Books cumple con las leyes de copyright y actúa como un catálogo de tarjetas para la era digital – dándole a los usuarios la posibilidad de encontrar libros para comprar o tomar prestados”, dijo Google.

[…]

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR