Los 12 puntos a tener en cuenta al prestar contenidos digitales en las bibliotecas

21 abril, 2016 at 10:01

El préstamo digital ya ha llegado, y se ha asentado, en un gran número de bibliotecas. Con mayor o menor éxito se va haciendo un hueco entre los servicios destacados en las bibliotecas gracias al empuje de sus profesionales en el uso de este servicio, por ahora, minoritario. Quizás el préstamo de libros electrónicos ha llegado tarde en cuanto al tiempo y ha entrado como un elefante en una cacharrería, pero si una organización a mostrado empuje revitalizador y de adaptación sin duda que las bibliotecas estarían en primera posición. Eso sí, no sin unos grandes esfuerzos económicos, formativos, digitales e incluso de cambio de mentalidad.

Con mayor o menor éxito el préstamo de ebooks en bibliotecas se está haciendo un hueco

Algo que deberían tener en mente todos los bibliotecarios/as, y colgado en un lugar visible de casa y del trabajo, es la infografía “12 claves para ofrecer préstamo digital en las bibliotecas” elaborada por Dosdoce. Infografía que da un repaso por todas las etapas que debe pasar una biblioteca y conocimientos que deben poseer en relación al préstamo de contenidos digitales. Desde la elección de la plataforma, la selección de las adquisiciones, formatos, tipo de licencias…

Confieso que más de una vez he pecado de falta de conocimiento, sobre todo con el tipo de licencias existentes, pero no hay nada mejor que caer en confusión una vez para informarse y ponerse al día en estos temas de actualidad bibliotecaria.

12 claves para ofrecer préstamo digital en las bibliotecas

Cabecera de infografía 12 claves para ofrecer préstamo digital en las bibliotecas

1. Tecnología

El primer punto que habría que tener en cuenta es la plataforma desde la cual se quiere ofrecer el servicio de préstamo de contenidos digitales en la biblioteca. Entre las opciones señaladas están la de tener una plataforma propia, la de llegar a un acuerdo de licencia con alguna plataforma comercial y la de hacerse con una plataforma de marca blanca para montar la base tecnológica del servicio.

En este punto yo añadiría la opción de añadir los registros digitales al catálogo general de la biblioteca con la finalidad de evitar a los usuarios el tener que buscar en dos plataformas distintas sus próximas lecturas o necesidades. De esta manera cuando un usuario busque en el catálogo de su biblioteca puede ver tanto los contenidos físicos como los digitales y ya que él elija en función de sus necesidades o preferencias.

Atención, puede que tus libros electrónicos no estén a salvo en la nube

9 diciembre, 2015 at 10:11

Cuando compras un libro en papel sabes que ese libro será tuyo hasta que dure el material. El tiempo que duré en tu poder ya es cuestión del uso y cuidado que le das al libro, o si se lo prestas a algún amigo o familiar olvidadizo. Además no hay ningún problema en que dejes tu colección de libros en herencia, la dones a una biblioteca o la vendas en el mercado de segunda mano. El libro en papel es un bien físico. Un bien que puedes tocar, un bien que ves (y que también ocupa espacio).

Se piensa que los libros electrónicos pueden llegar a ser más duraderos que los libros en papel. De hecho, un libro electrónico por mucho que se use en un tiempo determinado no se verá deteriorado. Se mantendrá igual. Pero la verdad es que tiene un duro competidor (vale, que no es competidor… que es colega y convivirán juntos) que tiene una “tecnología” tan simple y efectiva como es el papel.

Trata de salvar tus libros electrónicos

En el libro electrónico entran en juego otras variables en su deterioro. Variable como el formato de ese libro electrónico y que puede cambiar en pocos años. Variable como el software de lectura de los libros electrónicos y que puede dejar de funcionar o no recibir más actualizaciones. Variable como que el propio distribuidor de contenidos digitales cierre y te deje sin tu preciada colección.

Y es que estamos a expensas muchas veces de las plataformas digitales (de la nube). Recuerdo el caso de Megaupload, el cual dejó a muchísimas personas sin millones de archivos legítimos. O el caso en el que Amazon borró de los libros 1984 y Animal Farm a algunos usuarios de Kindle. Por no hablar de que tus contenidos digitales (y por muchos que tengas o te hayas comprado) morirán contigo y no podrás transferirlos o dejarlos en herencia como le pasó a Bruce Willis. Esto nos tiene que hacer recordar que, y volviendo al tema de los libros electrónicos, los libros electrónicos no son libros, sino servicios electrónicos. Servicios electrónicos con un principio y un fin. Y todo esto por no hablar del control que las plataformas digitales pueden realizar sobre tus datos y sobre la información que compartas (y de la cual puede que no te estés dando cuenta).

El artículo de Lucía Caballero en Hora de Router lo deja todo muy claro, qué será de nuestros libros, discos y películas si los gigantes se desploman. Un artículo muy certero en cuanto a la posesión física de las cosas, ya sean estos libros, discos o películas. Como ella misma mencionó “en el mundo digital, nada es para siempre”. Y es que estamos a expensas de que el software funcione y que las plataformas que nos proporcionan ese contenido sigan funcionando.

El sector de contenidos digitales en España. Edición 2012

29 noviembre, 2012 at 14:10

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) ha elaborado un informe, “Contenidos Digitales en España“, con el objetivo de dar a conocer un conjunto de datos de los principales datos de la Industria de los Contenidos Digitales de nuestro país, así como las tendencias más importantes de cada uno de los sectores analizados.

Presentación del Informe Anual de los Contenidos Digitales en España (Edición 2012)

La industria de los contenidos digitales facturó 8.553 Mill € (un 4,2% menos con respecto al año anterior). Repartidos de la siguiente manera:

  • 43,6% actividades de programación y emisión de radio y televisión (audiovisual)
  • 28,2% Actividades cinematográficas, de vídeo y de programas de televisión
  • 10,5 % publicidad online
  • 8,3% publicación de libros, periódicos y otras actividades de publicación
  • 5,8% videojuegos
  • 2,2 % actividades de grabación de sonido y edición digital
  • 1,3 % otros servicios de información

La tasa de digitalización en el sector de publicaciones es de solo el 10,4%. Mientras que en el sector música es del 55,8%, en el sector cine y vídeo el 73,2% y en el audiovisual del 90,5%.

Sector publicaciones

La facturación del negocio digital (libros, directorios y guías de direcciones postales, periódicos, revistas y otras actividades editoriales) del sector publicaciones alcanzó los 708  millones de euros, un 10,2% menos con respecto al año anterior (778 millones de euros).

Según datos del Observatorio de la Lectura y el Libro el porcentaje de lectores digitales va en aumento, de un 48,6% a principios del 2010 a un 52,7% a finales del año 2011.

Objetivos para el 2013:

  • Diseñar en 2013 un Plan integral para la industria de contenidos digitales en  España.
  • Simplificar el régimen de derechos de autor para la utilización de contenidos en  el ámbito digital.
  • Simplificar las condiciones para la reutilización de la información del Sector  Público.
  • Facilitar el desarrollo de empresas orientadas a la creación, producción o  distribución de contenidos digitales.
  • Desarrollar una Estrategia de exportación e internacionalización de la industria  española de contenidos digitales.
  • Promover, junto con el resto de agentes implicados, la creación y evolución de  códigos de conducta en el ámbito de los contenidos digitales.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR