Por cada 1 euro invertido en bibliotecas hay un retorno de 3,49 euros a la sociedad

14 abril, 2016 at 10:07

Está claro que invertir en bibliotecas es hacer una buena inversión en pro de la sociedad, su bienestar y su futuro. Pocas veces, salvando las distancias con Sanidad y Educación, un dinero está tan bien invertido como en las bibliotecas. El retorno económico y el beneficio que aportan las bibliotecas es un hecho a tener en cuenta y por el cual las administraciones públicas, como principal fuentes de ingreso, tienen que ser consciente de ello.

Con el paso de los años el ROI en bibliotecas ha aumentado más de un 20%

Y es que ayer se hizo público el tan esperado Estudio de impacto socioeconómico de las Bibliotecas en la Comunidad Foral de Navarra. Estudio que no hace más que confirmar, y bendita confirmación, los datos que se manejaban anteriormente sobre el ROI (Retorno de la inversión) en las bibliotecas y que los superan. Y los superan porque ha pasado de un retorno de entre 2,80 y 3,83 euros por cada 1 euro invertido según el estudio de Fesabid, a entre 3,49 y 4,66 euros por cada 1 euro invertido en las bibliotecas navarras. Sin duda que un muy buen dato.

Estudio de impacto socioeconómico de las Bibliotecas en la Comunidad Foral de Navarra

El estudio realizado sobre 5.200 personas de Navarra con 14 años en adelante empieza con una gran frase de Antonio Machado para ponernos en contexto: “Sólo el necio confunde valor y precio”. Frase que, sin lugar a dudas, lanza una pullita para aquellos que ven a las bibliotecas como un gasto inútil y no se dan cuenta del valor que tienen para la sociedad.

Se trata de calcular el valor que tienen para los usuarios, qué valor, o mejor, qué valores les adjudican los ciudadanos que las utilizan. Se pretende, además, concretar en lo posible el valor de las bibliotecas en términos económicos y sociales: en su capacidad para proporcionar bienestar y posibilidades de desarrollo.

Destacar que en Navarra hay un total de 135 bibliotecas, de las cuales el 80% son de titularidad pública, con un total de 5,1 millones de documentos. En cuanto a los gastos corrientes la cifra asciende a 17,7 millones de euros (cifras de 2014), de los cuales más o menos la mitad va a parar para pagar a su personal. Y 26,7 euros al año es lo que cuestan las bibliotecas a los habitantes de Navarra (el dato anterior que manejaba ascendía a 32 euros por habitante). Habitantes de los cuales 287.000 son socios de bibliotecas (4,5 carnés por cada 10 habitantes) y el 35,8% de ellos, con 14 o más años, acudió a la biblioteca en el último año.

La delgada línea roja del voluntariado en las bibliotecas

14 enero, 2016 at 10:00

El tema del voluntariado en las bibliotecas es difícil de tratar y muy fácil de malinterpretar. La delgada línea roja existente entre funciones del bibliotecario y tareas del voluntariado ha encendido la mecha en más de una ocasión en el lado del sector bibliotecario (y que busca empleo, sobre todo) por el hecho de considerar que las Administraciones se están ahorrando el tener que sacar plazas para realizar esas tareas.

El voluntariado en las bibliotecas

Hace ya un tiempo que escribí unas breves líneas sobre el tema del voluntariado en las bibliotecas a raíz de asistir al VII  Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas. La verdad es que el tema del voluntariado en bibliotecas no ha sido nunca “santo de mi devoción”. Lo veía como una amenaza en lugar de como un apoyo en las bibliotecas.  Y la verdad es que sigue siendo una amenaza si realmente los voluntarios realizan funciones que son propias del personal bibliotecario. Espero que nunca llegue el tema del voluntariado en bibliotecas a este punto.

Pero, y haciendo un poco de abogado del diablo, ¿qué hacer si la única manera de que funcione una biblioteca es a través, y gracias, a la ayuda de los voluntarios? ¿Qué hacer si la única manera de que se realicen actividades en la biblioteca es a través de los voluntarios? ¿Qué hacer si la única manera de que abra una biblioteca escolar es gracias a padres y madres voluntarios en su gestión?

Me pongo en la piel del solo librarian y bendigo a todo voluntario que me quiera echar una mano en las tareas. Me pongo en la piel de las bibliotecas, con varios bibliotecarios, que no realizan actividades por falta de tiempo y bendigo toda propuesta de actividad realizada por voluntarios con el fin de acercar a la gente a la biblioteca. Me pongo en la piel del director de escuela que no tiene posibilidad de contratar a personal para la biblioteca del centro pero quiere abrirla por el bien de sus estudiantes y bendigo a los padres y madres voluntarias que arriman el hombro. Pero me pongo en la piel del profesional que está buscando empleo y me hierve la sangre.

Y me hierve la sangre por el hecho de estar cinco años estudiando y querer trabajar en una biblioteca (aunque sea colocando los libros o vigilando la sala). Me hierve la sangre por el hecho de ver como un trabajo que podría realizar lo están haciendo otros de manera gratuita cuando mi familia y yo necesitamos comer.

Difícil saber quien es el culpable de todo esto. ¿La Administración? Puede que sea la que más papeletas tenga de ser la culpable. ¿Los directores de bibliotecas? No lo creo, buscan el bien de las bibliotecas con los recursos limitados que tienen. ¿Los voluntarios? Tampoco lo creo, ellos solamente quieren ayudar.

Bibliotecarios que caminan solos en sus bibliotecas

12 enero, 2016 at 10:13

No son pocos los bibliotecarios y bibliotecarias que trabajan solos en sus respectivas bibliotecas. Bibliotecas de centros especializados, de pequeñas localidades, de empresas, bibliotecas móviles… Estas son las principales bibliotecas que tienen a sus mandos a un bibliotecario solo (solo librarian en inglés).

Si dos palabras les tuviesen que definir serían multitarea y camaleones. La primera por ser los encargados de hacer todas las funciones que de una biblioteca se espera y la segunda por su poder de adaptación según lo requiere cada momento. Son profesionales que tienen por bandera tanto la planificación como la improvisación para el buen funcionamiento y desarrollo de la biblioteca. Por lo general suelen ser personas organizadas, que gestionan muy bien el tiempo y que conectan con las personas.

Bibliotecarios que caminan solos en sus bibliotecas

Como desventajas se puede citar que:

  • Son los únicos responsables de los fracasos, además de los únicos que tienen que hacer frente a los problemas y desafíos de la biblioteca.
  • Luchan en solitario para sacar adelante la biblioteca y mostrar su utilidad e importancia.
  • Realizar actividades nuevas puede que se coma todo el tiempo de otras tareas a realizar.
  • Pueden caer en el aislamiento profesional.
  • El estrés puede estar muy presente en su día a día.

Como ventajas se puede citar que:

  • Disfrutan al máximo de los éxitos. Además los comparten y se sienten muy orgullosos de ellos.
  • Son bibliotecarios independientes que buscan el calor de sus usuarios y de su comunidad. Tanto offline como online.
  • Crean sus propios métodos de trabajo, eliminando (incluso) las tareas menos necesarias o que menos aportan para dar ese tiempo a otras tareas o a nuevas tareas.
  • Son sus propios supervisores y se marcan sus propios horarios para realizar cada tarea.
  • Tienen poder e influencia en la biblioteca.
  • Su desarrollo profesional crece de manera exponencial al tener que encargarse ellos mismos de todos los campos y funciones de la biblioteca.
  • Son personas motivadas, responsables, eficaces y eficientes. Hacen una muy buena gestión del tiempo.

Casi el 50% de los españoles es socio de alguna biblioteca

17 diciembre, 2015 at 16:57

Este post podría tener muchos titulares. Uno, y el que he querido utilizar, es el dato que muestra la penetración de las bibliotecas en la vida de los españoles. Y es que el 47% de los habitantes de España es socio de alguna biblioteca. Pero podría haber puesto otros titulares.

Titulares positivos como que el número de socios crece en las bibliotecas de España, que aumentan el número de visitas virtuales a las bibliotecas, que aumenta el préstamo electrónico o que crece la colección en las bibliotecas. Pero también podrían haber sido titulares más negativos. Titulares como que caen el número de bibliotecas, disminuyen las visitas presenciales a las bibliotecas, descienden los préstamos en las bibliotecas o que desciende el número de profesionales en las bibliotecas.

1 de cada 2 españoles es socio de alguna biblioteca

Y es que el Instituto Nacional de Estadística ha hecho públicos los datos de las estadísticas de las bibliotecas en España en el año 2014. [Sip, esto de las estadísticas va con un poco de atraso cuando ya estamos a punto de entrar en el 2016]. Bueno, sin más os dejo los datos destacados de la nota de prensa (y que son casi todos).

Caen el número de bibliotecas en España

El número de bibliotecas se sitúa en 6.717 (1,7% menos que en 2012). Biblioteca entendida como unidad administrativa con capacidad propia y gestión técnica y administrativa independiente. (El MECD tiene otra consideración de biblioteca y por eso sus datos suelen ser más bajos)

De las 6.717 bibliotecas hay un total de 4.070 bibliotecas públicas, 2.125 especializadas, 297 de instituciones de enseñanza superior, 216 para grupos específicos de usuarios, 8 bibliotecas centrales de CC.AA. y 1 biblioteca nacional.

Illes Ballears pierde 26 bibliotecas con respecto al 2012, Andalucía 24 y la Comunidad Valenciana 23.

Donde surge mayor número de bibliotecas es en Cantabria (22 más), Castilla y León (16 más) y País Vasco (5 más).

El número de bibliotecas públicas disminuyó un 1,9% entre 2012 y 2014.

Bibliotecas por titularidad en España (2014)

Los puntos de servicio o locales que dependen de las bibliotecas también descienden en 2014 con respecto a 2012. En 2012 eran 8.900 y en 2014 eran 8.730.

Las bibliotecas universitarias marcan su camino hacia el futuro

22 septiembre, 2015 at 10:16

New Media Consortium (NMC) ha publicado recientemente el Horizon Report > 2015 Library Edition. En dicho informe se examinan las principales tendencias, retos  y avances importantes en cuanto al impacto de la tecnología en las Bibliotecas Académicas y de Investigación de todo el mundo.

Las bibliotecas universitarias marcan su camino hacia el futuro

Está dividido por tendencias (y su llegada a corto, medio y largo plazo), retos (fáciles de resolver, difíciles e imposibles) y avances importantes (por intervalos de tiempo para su adopción). Sobre estos bloques han trabajado un total de 53 expertos de los 5 continentes (ninguno español) y destacar que cada apartado dentro de los bloques va acompañado de prácticas (ejemplos) que ya se están llevando a cabo.

En cuanto a las tendencias destacar la necesidad de aumentar la accesibilidad al contenido de investigación y repensar los espacios de la biblioteca. También han sido identificadas las tendencias de la evolución en el registro natural del estudiante, el aumento del enfoque sobre la gestión de datos de investigación, el aumento del valor de la experiencia de usuario web y la necesidad de priorizar el contenido móvil y su entrega.

En los retos destaca la necesidad de incorporar a las Bibliotecas Académicas y de Investigación en el Currículo, mejorar la alfabetización digital, dar competencias en vías alternativas de descubrimiento, repensar las funciones y competencias de los bibliotecarios, abrazar la necesidad de un cambio radical y trabajar sobre la obsolescencia del conocimiento general.

Y por último, como avances tecnológicos importantes destaca la creación de los makerspaces, el aprendizaje en línea, los avances en la web semántica y Linked Data, la visualización de la información, la localización inteligente y el aprendizaje automático.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR