Los archivos tienen mucho que ganar con su presencia en los medios sociales

15 octubre, 2015 at 10:48

Vayamos al grano, ¿tienen cabida los archivos en el mundo de los medios sociales?… … … ¡Claro que sí!, no son pocos los archivos que ya están usando las redes sociales para llegar a su comunidad, por no hablar de sus profesionales y el buen uso que hacen de ellos con la finalidad de compartir e interactuar.

Pero las cosas como son, hay una mayoría de archivos (y profesionales) que no hacen uso de las redes sociales. Puede ser por bastantes motivos, como son una falta de interés en estar o de conocimiento, trabas administrativas, cargas de trabajo importantes que le imposibilitan dedicarle el tiempo que se merece… Todo esto sumado al desánimo que cada año vienen acumulando por los recortes presupuestarios.

Medios sociales y archivos

La situación en España con respecto a los archivos muestra un grado de interés de las personas de un 2,6 sobre 10 según la última Encuesta de hábitos y prácticas culturales del MECD. También dice dicho estudio que el 5,6% de la población visitó archivos en el último año (+ de 2,5 millones de personas) y que el 45,2% del total de personas que visitó un archivo en el último año lo hizo por su profesión o estudios, mientras que el 54,8% lo hizo por ocio o entretenimiento.

Está claro que el usuario principal de los archivos es el usuario presencial… pero no hay que perder de vista a los 35,7 millones de usuarios en Internet que hay en España, de los cuales 22 millones son usuarios de las redes sociales.

Dichos usuarios pasan una media de 4 horas al día en Internet, de las cuales casi 2 horas son para estar en las redes sociales. Sus principales razones para estar en los medios sociales son estar en contacto con amigos, mantenerse al día de noticias y eventos de actualidad, y llenar el tiempo libre que se tiene.

De esas 2 horas que los usuarios pasan en los medios sociales al día la mayor parte se va para estar en contacto con amigos, puede que para el archivo solamente haya 5 minutos (como mucho).

Hecha esta introducción al archivero/a no le queda otra que tener una actitud positiva ante estos nuevos retos. Hay que tener ilusión, ganas de innovar, querer participar e interactuar con los usuarios de los archivos. Y, sobre todo, trabajar las 3Cs: colaboración, cooperación y comunicación.

¿Y por qué tener una actitud positiva?… Pues porque los medios sociales van a ayudarnos a humanizar el archivo. Los medios sociales nos van a dar voz, oídos, carácter y sentimiento al archivo. Para ello, los archivos, tienen que ser abiertos, no tener miedo a la conversación ni a la difusión. Los archivos tienen que escuchar a los ciudadanos, compartir su tiempo con ellos, e incluso celebrar las alegrías y tristezas. Todo esto en pro a la comunidad, la promoción de servicios, difusión de servicios, noticias y actividad, el posicionamiento y la visibilidad, y aumentar el acceso.

Ahora bien, hay que saber qué esperan los usuarios de la presencia de los archivos en los medios sociales. Los usuarios de los archivos demandan una presencia activa (no confundir con spam), que los contenidos que compartan realmente les aporten y les llegue. Quieren a un archivo cercano, honesto y amable, en definitiva, que les de confianza… además quieren ser escuchados, contestados y requieren una atención inmediata.

¿El trabajo del archivero o del bibliotecario puede ser realizado por una máquina?

3 junio, 2015 at 10:03

Hace ya algunos meses que mencioné el estudio de la Universidad de Oxford en relación a cómo de susceptible puede llegar a ser el trabajo de bibliotecario en cuanto a las posibilidades de ser sustituido por un robot (o por una máquina). El eterno debate de si las bibliotecas y los bibliotecarios tienen futuro en un mundo cada vez más tecnológico… sin parar a pensar que el trato humano (¡la humanización de las bibliotecas!) es una de las señas distintivas de las bibliotecas.

Dicho estudio es de septiembre de 2013 (The Future of Employment: How susceptible are jobs to computerisation?), analiza un total de 702 puestos de trabajo y  trata de mostrar las posibilidades de que una máquina sustituya el trabajo de una persona en los próximos 20 años. Ahora sale de nuevo a la palestra porque desde la National Public Radio han creado una sencilla interfaz en la cual se muestran todos los empleos analizados en el estudio divididos por categorías. Además analizan una serie de preguntas como si en el trabajo se necesita llegar a soluciones inteligentes, si requiere ayuda personal a otras personas, si se requiere trabajar en espacios reducidos y si se requiere negociar.

future

Según señala el propio estudio el trabajo de un Archivero sí que puede ser realizado por una máquina. El pronóstico es que los archiveros tienen un 75,9% de posibilidades de ser automatizados. La balanza tiende a estar en la automatización en las funciones relativas a buscar soluciones inteligentes, prestar ayuda a otras personas y necesidad negociar en sus puestos de trabajo.

future-archivists

Según donde estudies tendrás más posibilidades de trabajar… o no

20 enero, 2015 at 10:20

No son buenos tiempos para encontrar trabajo si has estudiado Biblioteconomía y Documentación (ahora Grado en Información y Documentación)… aunque quizás nunca hayan sido buenos del todo. La adaptación de los estudios a las nuevas realidades profesionales, y al mercado laboral, es primordial y se intenta llevar a cabo para la subsistencia “de la especie”… pero quizás haga falta un poco más de adaptación, agilidad y riesgo para adelantarse a las necesidades y dejar atrás funciones importantes, pero para los que se quieran especializar en determinadas materias.

Ya lo decían Virginia Ortiz-Repiso, Javier Calzada-Prado e Ivett M. Aportela-Rodríguez en su artículo de El Profesional de la Información, ¿Qué está pasando con los estudios universitarios de Biblioteconomía y Documentación en España?

La escasa visibilidad social (ya endémica) de los estudios y de la profesión contribuye a una de las debilidades más importantes. No deja de ser paradójico que en una sociedad dominada por la información y por nuevos perfiles laborales ligados a ella, los grados no tengan más demanda.

La visibilidad es un lastre que llevamos arrastrando desde hace muchísimo tiempo. Hace falta que las empresas conozcan lo que un profesional de la información (ejemplo de documentalista) puede llegar a hacer por su organización… aunque son muchas las veces que caemos en el engaño de que las empresas no saben lo que quieren en cuanto a gestión de la información (tratamos de autoconvencernos los unos a los otros), pero sí que saben lo que quieren, lo que no saben es que existimos y lo que somos. Tenemos un problema de invisibilidad grande. (Aunque bien es cierto que no todas las empresas saben identificar sus problemas documentales y no conocen de su importancia… espero no estar autoconvenciéndome de esto).

Estudiantes Grado Información y Documentación

Estudiantes Grado Información y Documentación

Pero, ¿el tema de trabajar la visibilidad quién lo debe de hacer?… ¿La universidad, las asociaciones o que cada uno se trabaje su visibilidad?… aunque me duela decirlo creo (bajo mi punto de vista, y que puede que no sea el acertado) que quien más está haciendo por la visibilidad son los propios profesionales, por delante de la universidad (fin: conseguir alumnos) y las asociaciones profesionales (bueno, algunas de estas también se lo curran).

El archivo y el archivero en el mundo de los medios sociales

20 noviembre, 2014 at 11:22

El pasado 6 de noviembre realicé una comunicación en las 7ª Jornadas Archivando: La nueva gestión de archivos. En esta comunicación traté de mostrar los beneficios que pueden ganar los archivos con su presencia en los medios sociales, las competencias digitales que deben tener los archivos y una serie de usos de medios sociales en archivos para crear la marca online del mismo. Al final de la misma comenté una serie de casos de buenas prácticas de archivos en medios sociales y que podéis ver en la presentación subida a SlideShare.

Medios sociales y archivos

¿Archivos y archiveros en los medios sociales?… ¿de verdad que es necesario? Los recortes constantes en el mundo de los archivos, las trabas administrativas, la carga de trabajo, el desconocimiento y los ánimos para adentrarse en este mundo hacen cada vez más difícil que haya archivos y archiveros que trabajen la marca personal online.

Los datos del último informe (XX Jornadas, 2014) del Grupo de Trabajo de Difusión de los Archivos a través de la web 2.0 / 3.0 de la CAU no son muy alentadores:

  • Hay un estancamiento en el interés por la web social durante todo el 2013.
  • Posible renuncia a la implantación institucional de la web 2.0.
  • Se empieza a mirar a la 3.0 sin haber podido explorar plenamente la 2.0.

No, no es la mejor situación que los archivos y archiveros se pueden encontrar para apostar por los medios sociales.

Pero no todo está perdido. Hay archivos y archiveros que quieren dar ese plus de comunicación e interacción a los ciudadanos. Que ven la importancia de la web 2.0, no como una moda sino como una necesidad para conectar.

Está claro. El principal usuario de los archivos es el usuario presencial… pero no hay que perder de vista al usuario real y potencial de Internet. En la actualidad, en el mundo hay más de 2.640 millones de internautas, de los cuales acceden a las redes sociales 1.858  millones. Estos datos en España llegan casi a los 25 millones de internautas y 18,6 millones los que usan las redes sociales. Está claro que los usuarios están ahí también, siendo las principales actividades que realizan en las redes sociales la lectura de actualizaciones, la interacción a través de “me gusta”, favorito, retuit… y el comentario de contenidos.

Hay que tener actitud positiva ante estos “nuevos retos”. Hay que tener ilusión, ganas de innovar, querer participar e interactuar con los usuarios de los archivos. Y, sobre todo, trabajar las 3Cs: colaboración, cooperación y comunicación.

Los archivos en busca de su hueco en los medios sociales… ¿realidad o ficción?

3 abril, 2014 at 9:41

El pasado 27 de marzo tuve el placer de asistir a la jornada formativa “Los archivos en las redes sociales”, organizada por el Archivo General de Castilla y León en Valladolid. Los objetivos generales que tenían dichas jornadas formativas no eran más (ni menos) que entender los nuevos entornos de comunicación que ofrece Internet a través de las redes sociales más relevantes, ponerse al día en el uso de las redes sociales como herramientas habituales de trabajo para contribuir a la proyección social de los archivos, transmitir la importancia de “darse a conocer” a través de estas redes sociales, aprovechando su enorme potencial y posibilitar los conocimientos necesarios para ofrecer una comunicación adecuada con el ciudadano. Los míos, en particular, eran mostrar la importancia que pueden tener los archivos en los medios sociales ante una creciente sociedad online, mostrar las utilidades que pueden tener las principales plataformas sociales dentro de los archivos y la importancia, habilidades y funciones que debe realizar el archivero 2.0 para despuntar y destacar en el sector. Y para terminar, como no, hacer uso de Twitter, la cual puedo considerar una de mis herramientas favoritas.

Introducción y datos de la sociedad online

Según el diccionario de la Real Academia Española un archivo es un “conjunto ordenado de documentos que una persona, una sociedad, una institución, etc., producen en el ejercicio de sus funciones o actividades”. Claramente es una definición que se queda corta si se piensa más allá de esa simple definición y se ve lo que realmente hacen los archivos por la sociedad a la que sirven ahora, han servido en el paso o tendrá que servir en un futuro.

Llevando esto al mundo de la comunicación online se puede decir que pasa lo mismo. Todos buscan llegar al máximo de personas con esa difusión que se debe hacer a través de los distintos medios sociales, pero muchas veces falla la planificación o las trabas administrativas para poner en marcha un servicio de comunicación online desde los archivos.

Recopilando datos sobre los archivos en España se puede ver, y según el Censo-Guía de Archivos de España e Iberoamérica, que  hay un total de 35.718 archivos entre instituciones públicas y privadas. En cuanto a Archivos de Titularidad Estatal destacar los más de 105 mil metros cuadrados existentes en el año 2012 y los más de 260 mil metros lineales de documentación, por no hablar de los casi 35 millones de imágenes digitalizadas o de los casi 18 millones de imágenes en microformas. Sin perder de vista a los usuarios presenciales de los archivos ni tampoco a los usuarios de Internet, los cuales visitaron, casi, 23 millones de páginas en el año 2012.

Está claro que el usuario principal de los archivos es el usuario presencial, pero estos datos anteriores muestran que el acceso a la información desde Internet cada vez es más importante para ellos. La labor del archivo y del archivero es facilitar, en la medida de lo posible, el acceso y el descubrimiento de documentos de valor para estos.

Lo bueno de todo esto es que palabras como ilusión, innovación, interacción, colaboración, comunicación y cooperación cada vez están más asentadas en el ADN del archivero, que por otra parte no hace más que evolucionar según lo hace la sociedad y no quedarse estancado en el pasado. Y se está viendo ya. No hay nada más que mirar al Archivo Municipal de Arganda del Rey y toda la excelente labor que está desarrollando con la implementación de los últimos avances tecnológicos en beneficio del archivo y de sus propios ciudadanos, acciones desenfadas de archiveros a través de Twitter como el #ArchiveShelfie o la aparición, cada vez más, de noticias sobre archivos que se suben al tren de Facebook.

#archiveShelfie by @jlmunozr

#archiveShelfie by @jlmunozr

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR