Atención, puede que tus libros electrónicos no estén a salvo en la nube

9 diciembre, 2015 at 10:11

Cuando compras un libro en papel sabes que ese libro será tuyo hasta que dure el material. El tiempo que duré en tu poder ya es cuestión del uso y cuidado que le das al libro, o si se lo prestas a algún amigo o familiar olvidadizo. Además no hay ningún problema en que dejes tu colección de libros en herencia, la dones a una biblioteca o la vendas en el mercado de segunda mano. El libro en papel es un bien físico. Un bien que puedes tocar, un bien que ves (y que también ocupa espacio).

Se piensa que los libros electrónicos pueden llegar a ser más duraderos que los libros en papel. De hecho, un libro electrónico por mucho que se use en un tiempo determinado no se verá deteriorado. Se mantendrá igual. Pero la verdad es que tiene un duro competidor (vale, que no es competidor… que es colega y convivirán juntos) que tiene una “tecnología” tan simple y efectiva como es el papel.

Trata de salvar tus libros electrónicos

En el libro electrónico entran en juego otras variables en su deterioro. Variable como el formato de ese libro electrónico y que puede cambiar en pocos años. Variable como el software de lectura de los libros electrónicos y que puede dejar de funcionar o no recibir más actualizaciones. Variable como que el propio distribuidor de contenidos digitales cierre y te deje sin tu preciada colección.

Y es que estamos a expensas muchas veces de las plataformas digitales (de la nube). Recuerdo el caso de Megaupload, el cual dejó a muchísimas personas sin millones de archivos legítimos. O el caso en el que Amazon borró de los libros 1984 y Animal Farm a algunos usuarios de Kindle. Por no hablar de que tus contenidos digitales (y por muchos que tengas o te hayas comprado) morirán contigo y no podrás transferirlos o dejarlos en herencia como le pasó a Bruce Willis. Esto nos tiene que hacer recordar que, y volviendo al tema de los libros electrónicos, los libros electrónicos no son libros, sino servicios electrónicos. Servicios electrónicos con un principio y un fin. Y todo esto por no hablar del control que las plataformas digitales pueden realizar sobre tus datos y sobre la información que compartas (y de la cual puede que no te estés dando cuenta).

El artículo de Lucía Caballero en Hora de Router lo deja todo muy claro, qué será de nuestros libros, discos y películas si los gigantes se desploman. Un artículo muy certero en cuanto a la posesión física de las cosas, ya sean estos libros, discos o películas. Como ella misma mencionó “en el mundo digital, nada es para siempre”. Y es que estamos a expensas de que el software funcione y que las plataformas que nos proporcionan ese contenido sigan funcionando.

La descarga de libros electrónicos de Internet y su etiqueta de ilegal

26 noviembre, 2015 at 10:15

Cuando se escucha a alguien decir que se ha descargado un libro electrónico de Internet siempre se nos va la mente hacía el lado oscuro, hacia el lado de de la descarga ilegal de ese libro. Pero no tiene porqué ser así, tenemos que tratar de quitarnos ese prejuicio injustificado… ¿o quizás no sea tan injustificado?

Bien es cierto que los portales y plataformas de descarga ilegal de libros electrónicos llevan ya muchos años entre nosotros, e incluso gente que quiere hacer negocio por su cuenta en la venta de estos libros electrónicos. Todos (o casi todos) hemos acudido a ellos para hacernos con un libro que queríamos leer, que queríamos leer una parte o que simplemente no encontrábamos por ningún lado. Pero no todas las descargas de libros por Internet son ilegales… y esto hay que tenerlo muy en cuenta.

La larga sombre de los libros electrónicos y su descarga por Internet

Hay muchos sitios web que ofrecen libros electrónicos a coste cero. Sí, sí… gratis.  Estos sitios también llevan tiempo entre nosotros. Eso sí, no esperes encontrar las últimas novedades literarias o los bestsellers del momento. Su colección mayoritaria son libros clásicos de la literatura en dominio público o libros de autores independientes que ponen sus obras a disposición de todas las personas que les quieran leer.

Y también están las bibliotecas. Bibliotecas, y no es ningún secreto, que llegan tarde con sus las plataformas de préstamo de libros electrónicos… pero escucha, lo bueno es que han llegado. Tampoco es ningún secreto decir que el asunto no es fácil para las bibliotecas y las editoriales. Bibliotecas que tratan de hacer  su trabajo como buenamente pueden* ofreciendo a sus usuarios las novedades y libros electrónicos que requieren (* falta de presupuesto, falta de colección, cláusulas casi abusivas, el precio de los libros electrónicos para las bibliotecas). Y editoriales que tratan de ver como hacer su negocio con las bibliotecas en un mundo digital donde está tan presente la piratería y el compartir sin control.

Y aquí mi experiencia con un lector de libros electrónicos después de un mes

29 octubre, 2015 at 9:11

En la lectura todo influye: las ganas que se tienen de leer, si el libro te engancha o no, el lugar donde se lee, si se está acompañado o solo en el momento de la lectura, el tiempo que tienes para leer… Y da igual que sea lectura en papel o lectura digital, la verdad es que a la hora de leer lo que quieres es adentrarte en una historia, aprender o informarte. Lo único que influye, también, en la digital es que el aparato te deje tirado y te quedes sin leer. Sí… también me ha pasado. Sé que con el libro en papel esto no me hubiera ocurrido.

¿Y por qué os cuento todo esto?… porque os quiero contar mi experiencia de un mes con un lector de libros electrónicos. Tras escribir el post “Las personas y el libro electrónico… una aventura de amor odio con final ¿feliz?” me vi en la necesidad de darle una segunda oportunidad tras 3 o 4 años de mi primera incursión en él. Tenía que empezar de cero… ya que el lector de libros electrónicos que tenía lo regalé al mes de tenerlo porque no le daba uso.

Experiencia con eReader

Primera cosa a tener en cuenta: No todos los libros electrónicos son igual de buenos ni tienen todas las funciones que crees necesitar. Digo esto porque el eReader que me compré era una maravilla, pero sin diccionario. Una colega del sector me dijo el otro día: “Lo que te has comprado no es un eReader”. Me hizo pensar en cuanta gente se comprará una castaña de eReader y abandonará porque no cumpla sus expectativas… y no hablo solamente de que tenga diccionario o no, ya que no influye en la forma de leer que traemos de herencia de la lectura en papel… sino del tema de los formatos compatibles, el tema de la pantalla y tono de las letras, si es compatible con el préstamo electrónico de mi biblioteca… Puede haber una gran lista de cosas a tener en cuenta cuando las personas lo único que quieren es leer.

Todo esto también me hizo pensar que bien es cierto lo que dice Stephen Hawking, y es que la tecnología está aumentando la desigualdad en el mundo. No todo el mundo puede que tenga, tirando por lo bajo, 70 euros para comprarse un lector de libros electrónicos y que puede que a los 2 o 3 años tenga que cambiar porque se le rompa con el uso o surjan nuevos formatos de lectura que no lea su aparato. Damos por hecho que todo el mundo tiene un dispositivo de lectura, como puede ser un smartphone, pero habría que ver la cantidad de móviles que andan muy justitos y que siguen funcionando a duras penas con un sistema operativo muy desfasado.

Las personas y el libro electrónico… una aventura de amor odio con final ¿feliz?

29 septiembre, 2015 at 10:10

No me gusta el rol de hater que algunos me han puesto con mi actitud en cuanto al libro electrónico, es más, me gustaría que triunfase porque eso significaría que triunfaría la lectura… pero tampoco quiero decir que el libro electrónico sea la leche y que crece y supera al libro en papel cuando no es cierto. No lo supera ni en índice de producción, ni en ventas, ni en niveles de lectura.

I love books

Bien es cierto que la lectura digital va creciendo poco a poco, y que poco a poco se va introduciendo en la vida de las personas… pero es que tiene un duro competidor: el LIBRO EN PAPEL. Duro competidor que la música o la fotografía digital no se encontró con sus hermanos en papel, y que ahora sí se está encontrando el periódico. Destaca El País que los lectores digitales se triplican en España en 4 años… sí, ahora hay un 17,7% de las personas que leyó en formato digital en el último año frente al 59% que lo hizo en papel.

Ambos formatos tienen sus beneficios y no voy a negar, para nada, la comodidad de un libro electrónico frente a uno en papel. Hace un tiempo le quise dar una oportunidad al libro digital (hace unos 3-4 años), pero a los pocos meses lo abandoné por la escasa oferta existente y falta de acceso de manera legal. Quizás ahora le vuelva a dar otra oportunidad con la llegada del préstamo digital a las bibliotecas. Quizás… aún no lo sé.

El hábito lector  en España tanto en papel como en digital

Según los datos de la última encuesta publicada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte sobre los hábitos y prácticas culturales un 62,2% de personas leyeron libros en el último año… un 59% utilizó el papel y un 17,7% optó por el formato digital en digital (como se pueden ver en la cifras hubo personas que optó por ambos formatos). La valoración del interés por la lectura se sitúa en un 6,3 sobre 10.

El 94,4% de las personas que han leído libros en el último año suelen utilizar el formato en papel, mientras que el formato digital un 28,5% (de los cuales solamente un 9,7% utiliza un eReader).

Mención a parte se merece el apartado que habla de la forma de descargar libros por parte de las personas. La gente los descarga por Internet por comodidad (71,5%), ahorro económico (66,2%), rapidez, inmediatez (52,9%)… Y se los descargan de web de enlaces (33,1%), webs de descargas masivas (29,9%), webs de acceso a obras de libre acceso (22,5%), web P2P (10,9%) y webs de streaming (5,7%).

El regalo del libro adecuado puede hacer que cualquier persona sonría

21 mayo, 2015 at 8:10

Hay un momento en la vida en el cual tienes más libros que espacio en casa. Ese momento, tarde o temprano, llega y es hora de tomar decisiones. Aunque no es el principal motivo, ni mucho menos, por el cual regalar un libro (de tu propiedad) a alguien.

Una curiosa infografía, Should you give someone a book? creada por Jon Adams, nos pone en aviso de en qué momentos se debe empezar a pensar en regalar los libros. Ya sea por tener la casa tan llena que los empiezas a utilizar como muebles, ya sea porque tu familia está preocupada por tu afición acumuladora o ya sea porque simplemente estás tratando de ligar con otra persona.

El regalo del libro adecuado puede hacer que cualquier persona sonría

Ahora bien… ¿Está tu casa tan llena de libros que los utilizas como muebles, mejores amigos o amantes?… si respondes que sí debes preguntarte si tu familia está preocupada por ello. Si está preocupada, llegó el momento de hacer purga de libros. Da los libros para ayudar a otra persona a nutrir su obsesión. Si no está tu familia preocupada es porque quizás sean todos los libros de la biblioteca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR