[Informe APEI] Bibliotecas ante el siglo XXI: nuevos medios y caminos

10 octubre, 2013 at 9:01

#biblioAPEISe puede decir que las bibliotecas son unas auténticas supervivientes con el paso del tiempo. Su capacidad de adaptación, transformación y evolución ante los cambios sociales, tecnológicos y económicos dan fe de ello. Las bibliotecas deben mirar al futuro viviendo el presente y teniendo muy claro cuál es su pasado. Éstas se enfrentan a nuevos usuarios, a nuevos formatos y soportes, a nuevas formas comunicativas y a una serie de retos y oportunidades que no deben dejar escapar. La marca biblioteca debe seguir creciendo y mostrando su importancia, como viene haciendo siempre, ante la sociedad.

Está claro que no todo en la biblioteca va a pasar por los nuevos avances tecnológicos que van surgiendo, incluso las nuevas modas que llegan, pero gran parte de este trabajo se centrará en ello. Se centrará en ello porque, ya sea una parte mínima o una parte importante a implantar en la biblioteca, hay que tener en cuenta que la biblioteca no puede mirar para otro lado cuando se habla de nuevas formas de comunicación, de información o de captar y acercar a los usuarios a sus instalaciones o contenidos. No se habla de dar una vuelta de 180 grados en la misión y objetivos de la biblioteca, se habla de sumar. De sumar nuevos servicios, nuevos objetivos, nuevos medios de comunicación y difusión para llegar a las personas, de sumar todo aquello que haga a la biblioteca ser una entidad referente dentro de la comunidad.

No se debe olvidar que el usuario principal de las bibliotecas sigue siendo el que quiere en préstamo los libros de la misma. Esto quiere decir que aunque se trate de ver nuevos servicios hay que seguir prestando atención a los servicios de utilidad que se ofrecen desde las bibliotecas. Por otro lado, las bibliotecas no deben tener miedo a las grandes plataformas digitales que ofrecen contenidos a sus usuarios, y que pueden ser los mismos usuarios que los de las bibliotecas. Su negocio no es el mismo; y pasa por hacer dinero, mientras que el de las bibliotecas no. ¿Serán estas plataformas las que lleguen a tener miedo de las bibliotecas? Lo que está claro es que la biblioteca no puede ser comparada con ningún otro lugar. Una biblioteca se podrá transformar, podrá incorporar nuevos espacios, servicios, soportes o formatos… pero seguirá siendo una biblioteca.

Este trabajo está divido en tres bloques. Tres bloques que muestran la situación actual de las bibliotecas y dan una mirada a un futuro próximo, e incluso hipotético, sin dejar de mencionar el boom de años pasados referente a los medios sociales y que ya forman parte de la vida de las personas como un fenómeno consolidado. Además de mencionar la importancia de los profesionales que trabajan en las bibliotecas y de las nuevas vías o caminos que se pueden tomar para acercarse a los usuarios y a las empresas, estas últimas para buscar nuevas vías de financiación.

Las cuatro prioridades para las bibliotecas del futuro

29 mayo, 2013 at 12:56

El Arts Council de Inglaterra ha llevado a cabo un proyecto de investigación sobre cómo será el futuro de las bibliotecas y las prioridades que deben afrontar éstas en sus servicios a la comunidad. El objetivo es señalar el valor, la función y el propósito futuro de las bibliotecas.

El estudio ha establecido cuatro áreas prioritarias para el fomento y sostenibilidad de las bibliotecas:

  1. La biblioteca como centro de la comunidad.
  2. Sacar el máximo provecho de la tecnología digital y de los medios creativos.
  3. Asegurar que las bibliotecas son resistentes y sostenibles.
  4. Dotar de conocimientos adecuados a los profesionales que trabajan en las bibliotecas.

Prioridad 1: La biblioteca como centro de la comunidad

Hacer de la biblioteca y sus espacios lugares para que las personas se reúnan y sociabilicen con el resto. Las bibliotecas siguen siendo valoradas como sitios de confianza, lugares democráticos con valiosos recursos y que ofrecen gran cantidad de actividades a sus usuarios.

Hay que buscar esa unión entre el mundo físico y el mundo virtal, buscar una integración flexible a través de las redes sociales, grupos web de lectura, vínculos a recursos en línea… con la finalidad de involucrar a los usuarios y despertar su creatividad, el intercambio de ideas, conocimientos y la realización de actividades culturales.

Compartir espacios desde la biblioteca con otras organismos comunitarios hará que gane la comunidad y traerá beneficios como el intercambio de conocimientos, llegar a más gente y reducción de costes.

Los desafíos en el uso del espacio de la biblioteca:

  • Adecuar la biblioteca para la reunión de personas sin olvidar a los usuarios que quieran hacer uso de la biblioteca por su cuenta.
  • Integrar la biblioteca física y los espacios virtuales.
  • Ofrecer tantas plazas en la biblioteca como para satisfacer las necesidades de sus usuarios.

Prioridad 2: Sacar el máximo provecho de la tecnología digital y de los medios creativos.

Cada vez hay más información y más facilidad de acceso a la misma por parte de los usuarios de las bibliotecas. Las bibliotecas tienen que pensar más allá del edificio y ser capaz de ofrecer a sus usuarios experiencias interactivas, ganar accesos a sus servicios y pensar en la movilidad de las personas.

Las bibliotecas deben estar en el centro de la innovación en cuanto a tecnología digital. Deben ser ese nexo entre la comunidad y la tecnología que ayude a los ciudadanos a experimentar. La tecnología digital será la clave para el futuro prestación de servicios de biblioteca. La biblioteca tiene que innovar, compartir y adoptar conjuntamente los servicios de manera eficiente con la finalidad de ofrecer a las personas accesos a más recursos, a información y apoyo en sus necesidades.

Las bibliotecas tienen que ser esas organizaciones que ayuden a las personas que se encuentran en la brecha digital y que tienen menos recursos con los cuales poder acceder a la información con la finalidad de que nadie se quede atrás o excluido.

Los desafíos en el uso de la tecnología:

  • Mejorar la calidad y consistencia de la biblioteca virtual.
  • Desarrollar infraestructuras que fomenten la innovación y el mejor servicio.
  • Préstamo de libros electrónicos, incluido el préstamo electrónico a distancia.

Prioridad 3: Asegurar que las bibliotecas son resistentes y sostenibles.

Ante la situación económica actual y el recorte de presupuestos destinados a las bibliotecas, estas tienen que encontrar otras fuentes de financiación extra y no depender única y exclusivamente de las administraciones. Apoyarse también en los servicios que puede ofrecer la comunidad en la biblioteca, buscar su participación, desarrollo de ideas y creación de servicios en conjunto.

Los desafíos: reducción de costes, búsqueda de nuevas vías de financiación y nuevas formas de trabajo:

  • Crear un ambiente positivo y que invite a participar activamente a las comunidades y sus usuarios en el diseño y prestación de servicios en la biblioteca.
  • Desarrollar nuevos enfoques en cuanto a la gestión de las bibliotecas.
  • Dotar a las bibliotecas de otros servicios públicos.

Prioridad 4: Dotar de conocimientos adecuados a los profesionales que trabajan en las bibliotecas

Hacer del personal que trabaja en la biblioteca auténticos líderes y que ofrezcan sus servicios de manera rápida a los usuarios. Los bibliotecarios tendrán que ser activos en sus comunidades, animar a las personas e involucrarlas en la biblioteca.

Los profesionales que trabajan en las bibliotecas tendrán que mejorar sus habilidades de organización y ayuda a usuarios a encontrar la información que necesitan en el caos informacional en el cual nos encontramos. Deberán pensar en emprender, ser expertos en la comunicación y la comercialización de los servicios.

El desafío es desarrollar las habilidades del personal que trabaja en las bibliotecas:

  • Garantizar que los responsables de las bibliotecas cuentan con estas habilidades.
  • Animar al personal que trabaja en las bibliotecas a hacer un uso creativo e innovador en el uso de los espacios de la biblioteca, sus actividades y recursos.
  • Asegurar que el personal bibliotecario cuenta con las habilidades digitales necesarias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR