Las 8 competencias digitales que todo profesional debe tener

29 septiembre, 2014 at 16:42

Todo cambia muy deprisa en esta sociedad que vivimos… solo hay que ver los grandes cambios tecnológicos acontecidos en los últimos 10 años. Las organizaciones no tienen que quedarse atrás lamiéndosen las heridas, sino que tienen que dar el paso hacia lo digital y adaptarse a las nuevas necesidades que el mercado o sus usuarios les requieren. Y ahí es donde juega un papel principal los profesionales de esta nueva Era y que deben contar con una serie de competencias digitales para llevar el éxito a su organización.

Desde RocaSalvatella proponen una serie de competencias digitales que todo profesional debe tener para afrontar el proceso de transformación digital. Dichas competencias digitales están recogidas en un excelente documento (y que transcribo a continuación) que busca llevar a las personas hacia el éxito profesional dentro de sus organizaciones y que explica como tiene que ser capaces (tanto los profesionales como las organizaciones) de ver esta transformación como una oportunidad de adaptación, aprendizaje, reaprendizaje, evolución y avance.

Competencias digitales

Competencias digitales

1. Conocimiento digital

Capacidad para desenvolverse profesional y personalmente en la economía digital.

El profesional con la competencia de conocimiento digital es capaz de:

  • Utilizar de forma eficiente recursos y herramientas digitales.
  • Hacer uso de herramientas y medios digitales en su desarrollo profesional.
  • Comprender la hipertextualidad y multimodalidad de los nuevos medios digitales.
  • Integrar las nuevas lógicas digitales en su trabajo profesional.
  • Usar herramientas digitales para el pensamiento reflexivo, la creatividad y la innovación.
  • Gestionar de manera apropiada la identidad digital corporativa y propia.
  • Intervenir de forma responsable, segura y ética en entornos digitales corporativos o propios.
  • Evaluar críticamente prácticas sociales de la sociedad del conocimiento.

Y aporta a la organización:

  • Aumenta la productividad y acelera la innovación.
  • Cambia la manera de gestionar el talento y los procesos.
  • Mejora la flexibilidad y la capacidad de reacción y anticipación.
  • Aumenta el conocimiento del entorno.
  • Genera seguridad ante los cambios y la incertidumbre.

El futuro del profesional de la Información y la Documentación ante los nuevos retos digitales

13 octubre, 2013 at 12:10

Recientemente he tenido el placer de ser invitado y participar en el «2º Encuentro de Estudiantes y Jóvenes profesionales de los Archivos», organizado por la Asociación de Archiveros de Castilla y León (ACAL). En dicho encuentro traté de dar mi visión sobre el presente y el futuro de los estudiantes y jóvenes profesionales ante los nuevos retos digitales y las oportunidades que nos trae Internet con una serie de nuevos perfiles profesionales y que los profesionales de la Información y documentación deben tratar de aprovechar (arquitecto de contenidos, content editor, content curator, community manager…)

Esta claro que los estudiantes y jóvenes profesionales tienen en camino lleno de baches nada más terminar sus estudios, quizás por su falta de experiencia, por la falta de oportunidades y/o por la situación económica-financiera que estamos viviendo actualmente. Jóvenes que tienen que tratar de crearsen una imagen digital profesional fuerte y convincente para que sean las empresas los que se fijen en ellos. Está claro que Internet y en específico los medios sociales son plataformas ideales para que estos jóvenes puedan “vender” su producto, posicionarsen en el sector y dar visibilidad a lo que hacen, eso sí, siempre teniendo en cuenta una buena gestión de lo que es su reputación digital ya que son muchas las organizaciones que están atentas de posibles candidatos por los distintos medios sociales.

El futuro del profesional de la Información y la Documentación ante los nuevos retos digitales

Son los estudiantes y jóvenes profesionales ligados al mundo de la Información y la Documentación los que tienen un largo y, en bastantes ocasiones, difícil camino por recorrer. En ese camino juega un papel muy importante la inexperiencia laboral con la que cuentan, pero hay algo que juega a su favor y es que es su ADN llevan grabadas las nuevas tecnologías. Ellos son el futuro de la profesión y tienen que estar preparados para salvar todos los baches con los que se van a encontrar, siendo el primero de ellos la difícil situación laboral azotada por una crisis que parece no tener fin.

En datos numéricos esto se traduce en que el paro registrado en menores de 25 años en agosto del 2013 alcanzó la cifra de 434.953 personas en España o, lo que es lo mismo, el 9,2% del total de parados[1]. En cuanto a la situación de Bibliotecarios, documentalistas y afines (como así lo denomina el Servicio Público de Empleo Estatal – SEPE) el total de parados llegó a 2.626, siendo menores de 25 años únicamente 64 personas y siendo contratadas en ese mes de agosto 21 personas[2]. Estos últimos, datos oficiales y difíciles de creer por otra parte.

Hace ya bastantes años Bill Gates ofreció una charla[3] a alumnos de su antiguo instituto en la cual hacía mención a una serie de reglas en la vida como que esta no es justa, como que nada más salir de la universidad no ganarás muchísimo dinero o que si piensas que tu profesor es duro espérate a tener un jefe. Por no mencionar otras como que se acabaron las largas vacaciones, la diferencia entre ganadores y perdedores o la importancia de ser amable con los nerds[4] ya que hay muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos.

Todo pinta muy mal. Son tiempos complicados… pero también es cierto que son tiempos de nuevas oportunidades. Tiempos en los cuales los estudiantes y jóvenes profesionales quieren llegar a ser grandes profesionales, manejar la documentación y la información de grandes y pequeñas organizaciones para hacer valer su importancia o simplemente para tener un trabajo en el cual evolucionar de manera personal y/o profesional. Pero para eso se necesitan oportunidades, las cuales tienen que venir de las empresas y que en los tiempos que estamos no se la van a jugar a la ligera.

Pero, ¿a quién culpar? ¿a las empresas? ¿a la situación económica-financiera? ¿a los profesionales por no saber “vender” su producto?… Lo que está claro es que todo influye y los profesionales de la Información y la Documentación tan solo tienen una parte de culpa en este desaguisado actual, pero que pueden corregir y trabajar a través de la formación, el posicionamiento, la visibilidad y aprovechamiento de nuevas oportunidades, e incluso el autoempleo, sumado con una pizca de ilusión, innovación, interacción, colaboración, comunicación y cooperación en el sector.

Desde hace ya unos años, bastantes años, hay a disposición de todos los profesionales una herramienta imprescindible en su visibilidad y posicionamiento en el sector. Esta herramienta es Internet… que a su vez es un arma de doble filo que puede jugar en su contra. De ahí la importancia de la identidad digital (imagen que difundimos) y reputación digital (como nos ven las demás personas) y donde, paradójicamente, se llega al punto de que uno no es quien dice ser, sin quien dicen los demás que es.

Internet es un gran escaparate en el cual “vender” nuestro producto, además de una nueva puerta de nuevas profesiones que van surgiendo en cuanto al tratamiento y análisis de información, comunicación y gestión de contenidos (entre muchas otras). Estas son las oportunidades que se deben aprovechar sin llegar a perder de vista las profesiones “de siempre” como la de bibliotecario, archivero, catalogador o documentalista, profesiones que no viven sus mejores momentos tal y como se puede ver en los planes de trabajo de dichos puestos en Infojobs[5] [6] [7] [8].

El profesional de la información como emprendedor en la biblioteca

25 julio, 2013 at 13:05

Recientemente he intervenido en la jornada «La contribución de las bibliotecas universitarias en la empleabilidad de los titulados del futuro» organizada a través de los Cursos de Verano de la Universidad Complutense. La intención de dicha jornada, según el propio programa, era mostrar cómo las bibliotecas universitarias se están ajustando a la actual situación económica y aporta soluciones a las actuales demandas de la comunidad universitaria, adaptando los roles de sus profesionales y reorientando sus servicios, a la vez que desempeñan un papel decisivo en la investigación y desarrollo de un país, formando y ayudando a los futuros profesionales e investigadores.

En la presentación, cuyo titulo es «El profesional de la información como emprendedor en la biblioteca», toco temas de actualidad en cuanto a situación de las bibliotecas, los retos que se les presentan a las bibliotecas de cara a un futuro no muy lejano, la figura del INprendedor dentro de la biblioteca como esa persona que emprende en la organización y lucha porque salgan adelante proyectos y servicios por el bien comunitario y de la biblioteca, los «BiblioLabs» como nuevos espacios de creación e innovación tecnológica dentro de las bibliotecas y por último un guiño al futuro tecnológico de las bibliotecas.

Consejos y normas internas de utilización de los medios sociales

16 mayo, 2013 at 6:08

Los empleados de la organización deben conocer las normas de estilo y las formas de comportamiento en los medios sociales para ofrecer una imagen coherente. A este fin, IBM, por ejemplo, elaboró el documento IBM social computing guidelines. Blogs, wikis, social networks, virtual worlds and social media. A continuación se enumeran algunas pautas de comportamiento en los medios sociales por parte de los empleados:

  1. Conocer y seguir las normas internas y externas de publicación online, es decir, conocer las normas que se mencionan a continuación.
  2. Los empleados son responsables de los contenidos que publican en los distintos medios online. Lo que un trabajador hace en su tiempo libre es cosa suya, pero si hace referencia a la organización o a temas que la puedan implicar, eso pasa a ser tema de todos.
  3. La organización cuenta con distintos medios de comunicación online para ponerse en contacto con sus usuarios o clientes y solamente las personas asignadas podrán hablar en nombre de la organización. Si alguien quiere hacer una aportación que cree puede resultar polémica deberá ponerse en contacto con el Departamento de Comunicación que la estudiará y decidirá si puede ser positiva o negativa para la organización. No obstante, se confía en la responsabilidad de los empleados.
  4. Para intervenir en conversaciones o debates en los medios sociales sobre temas de nuestra organización hay que identificarse y dejar claro que se habla por uno mismo y no en nombre de la organización.
  5. El anonimato no es una opción. Hay que hablar en primera persona. Cuidar cuanto se dice con el fin de proteger la privacidad.
  6. Descargo de responsabilidad. Si se tiene un blog lo mejor es descargar la responsabilidad de la organización con una frase tipo: «Las publicaciones en este sitio son mías y no representan necesariamente la postura de mi organización, sus estrategias u opiniones».
  7. Respetar los derechos de autor citando las fuentes, la privacidad (por ejemplo: pedir permiso para subir una foto de alguien) y los «secretos» empresariales (no comentar próximas líneas de actuación, situación interna de la organización, etc.).
  8. No citar a terceras personas (o clientes) sin su aprobación. Puede que no les guste que se sepa que existe algún tipo de relación.
  9. Ser uno mismo, pero respetando a los demás. No despreciar a nadie por su raza, religión o sexo.
  10. Si un empleado se identifica como miembro de la organización debe asegurarse de que el contenido que aporta es de valor. Es muy deseable que una organización se vea representada por sus trabajadores, pero debe ser con aportaciones que sean un plus para ella.
  11. No discutir de forma «acalorada»; ser honesto, aceptar las razones y asumir los propios errores.
  12. No utilizar los logotipos o marcas comerciales de la organización a menos que se tenga autorización para ello.
  13. El trabajo online no debe interferir en el resto de actividades diarias.

Otras guías de comportamiento online de empresas para sus empleados:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR