El bibliotecario hace social a la biblioteca

9 diciembre, 2013 at 13:20

Ese es el titulo que utilicé en la conferencia inaugural de la 9ª edición de la Escola d’Hivern de la Biblioteca Pública celebrada en la Facultad de Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Barcelona (gracias a la invitación de Maite Comalat). Con dicha conferencia inaugural tuve el placer y el honor de arrancar unas jornadas con un punto de vista y un enfoque muy social (en lo que uso de plataformas, herramientas y medios sociales se refiere) en las bibliotecas. A continuación os dejo la presentación que utilicé para dicho acontecimiento.

La intención de mi intervención era mostrar la conexión existente entre los medios sociales de la biblioteca con sus usuarios, pero no solo desde la importancia de los usuario y los medios sociales… sino también desde el punto de vista de la importancia del bibliotecario en toda esta operación mostrándole como conector entre los medios sociales y los usuarios que están al otro lado de la pantalla.

Los temas tratados en la conferencia “El bibliotecario hace social a la biblioteca” fueron:

  1. Datos que a tener en cuenta. Donde traté de dar una muestra de la explosión de información, de la consolidación de los medios sociales, del presente de los dispositivos móviles y de la situación de las Bibliotecas de Cataluña.
  2. Bibliotecario: nuevos retos y actitudes. Nos enfrentamos ante un nuevo perfil de usuarios a los cuales debemos de dar una respuesta en función de sus necesidades. Las bibliotecas y los bibliotecarios deben estar preparados para ello y mirar al futuro a los ojos. Surge una nueva profesión (o función) a desempeñar dentro de las bibliotecas: el community manager… y más que nunca es necesario la figura del INprendedor dentro de las bibliotecas.
  3. Bibliotecas y medios sociales. Cada vez hay más bibliotecas que ven la importancia de los medios sociales, donde no solo es cuestión de difusión… sino también de interactuar, trasmitir, escuchar y animar con la finalidad de crear una comunidad alrededor de los medios sociales. Se dan algunas claves de porqué la biblioteca debe estar en los medios sociales, lo que espera el usuario de esa presencia, los errores que nunca se deben cometer y las utilidades de los medios sociales en las bibliotecas.
  4. Bibliotecas y movilidad. Las bibliotecas no pueden mirar para otro lado cuando se habla de movilidad con el creciente uso de los dispositivos móviles por parte de los usuarios. Se dan las claves de una biblioteca SoLoMo, el uso de aplicaciones móviles en bibliotecas, de códigos QR y tecnología NFC y, para terminar, del uso del Whatsapp.
  5. Conclusiones.
    1. El mayor activo de las bibliotecas son los bibliotecarios que hacen posible a una biblioteca viva.
    2. Los medios de comunicación e información crecen de manera exponencial. Hay que estar subidos en la ola.
    3. Como profesionales no podemos fallar a los usuarios ni a las bibliotecas. Tenemos adaptarnos a los nuevos tiempos tecnológicos y sociales.
    4. La biblioteca no es una organización estática. Es una institución que evoluciona y se transforma.
    5. Los medios sociales y la tecnología son un plus para las bibliotecas. Nunca el único camino.
    6. Si se decide apostar por los medios sociales y/o dispositivos móviles hay que jugar a las reglas marcadas en cada uno de ellos.
    7. Para mirar al futuro no hay que girar la cabeza… hay que mirarle de frente y apostar fuerte por nuestra biblioteca.
    8. No hay que tener miedo al futuro… es el lugar donde pasaremos el resto de nuestra vida.

¿Hasta dónde están dispuestas a llegar las bibliotecas en Facebook?

4 diciembre, 2013 at 14:14

Esta es una pregunta que debemos hacernos y reflexionar en el mundo de las bibliotecas, pero que también es aplicable al resto de organizaciones e instituciones: “¿Hasta dónde estamos dispuestos a llegar?” A bote pronto se podría contestar que se quiere llegar hasta el punto de crear una comunidad de usuarios tan importante como los usuarios presenciales, pero por lo leído en el ThinkEPI “Pinchar la burbuja de las bibliotecas en Facebook: el reto de la comunicación” de Natalia Arroyo sobre este aspecto no deja en buena posición al tema de crear comunidades online:

Las bibliotecas no están logrando llegar a sus usuarios ni crear comunidades en Facebook, salvo contadas excepciones.

Texto en el cual hace referencia a la falta de adaptación al medio por parte de las bibliotecas para llegar a sus usuarios, lo cual es cierto en algunos casos, por lo que comenta que muchas bibliotecas utilizan Facebook como tablón de anuncios (lo cual es muy válido) pero no es su única función, ni tan siquiera se podría decir que la principal.

Detroit trip 2

Las bibliotecas a través de Facebook buscan el interés de sus usuarios (reales, potenciales) e incluso de personas que nunca llegarán a ser usuarios suyos, pero que si serán fans de sus páginas en Facebook, en definitiva: buscan crear una comunidad. Pero no solo buscan eso, también la visibilidad y el posicionamiento en el sector, crear una imagen y una reputación, la búsqueda de colaboración con otros usuarios u organizaciones, el acceso a la información y la retroalimentación de lo que se comparte y de lo que hacen otras bibliotecas, la atención y servicio al usuario, la dinamización, interacción y participación, atraer a nuevos usuarios… todo esto y mucho más es lo que busca la biblioteca tanto en Facebook como en otros medios sociales, pero… ¿sabemos qué es lo que espera el usuario de la presencia de la biblioteca en este medio social? (presencia activa, exclusividad, cercanía, atención inmediata, ser escuchados…) ¿La biblioteca conoce la importancia de la estrategia Social Media no solamente basada en número de fans sino en la planificación previa?

El content curator o el profesional de la desinfoxicación

30 octubre, 2013 at 10:21

Internet está cargado de información… e incluso sobrecargado. En el año 2011 había en el mundo un total de 295 exabytes de información. Dato que en principio puede no llamar mucho la atención, pero si lo ponemos en contraposición con los 5 exabytes generados desde los orígenes de la humanidad hasta el 2003 la cosa cambia. Estamos viviendo una explosión de la información sin precedentes. Una explosión que en los dos últimos años ha generado el 90% de los datos, de los cuales solamente el 0,5% han sido analizados. En la actualidad se crean 2,5 exabytes de información al día y se prevé que durante el año 2015 se crearán 7,9 zettabytes o lo que es lo mismo: 18 veces toda la información que contiene hoy en día la Library of Congress. La consolidación de los medios sociales y de los dispositivos móviles están contribuyendo a que haya este crecimiento exponencial de datos e información en red.

Allá por el año 2009, Rohit Bhargava (fundador de Influential Marketing Group, escritor, conferenciante, profesor…) realizó un breve manifiesto sobre lo que para el tendría que ser esa persona que encuentra, organiza y comparte lo mejor y el contenido más relevante en línea a un grupo de personas previamente localizadas y estudiadas (comunidad / audiencia). En dicho Manifiesto del Content Curator comenta que “el futuro de la web social se verá impulsado por los content curator, quienes se encargaron de reunir y compartir el mejor contenido en línea para que otros puedan consumir y asumir el papel de editores para realizar y publicar compilaciones de contenidos creados por terceras personas”

Está claro que vivimos en un mundo sobrecargado de información y esta figura, el content curator, surge de esta abundancia y de la necesidad por parte de las organizaciones y de las comunidades ante esa infoxicación a la cual se ven sometidas diaria y constantemente. Como dice la primera de las leyes de The Five Laws of the Curation Economy: La gente no quiere más contenido, quieren menos.

Según el informe «Perfiles Profesionales más demandados en el ámbito de los Contenidos Digitales en España 2012 – 2017», la figura del content curator es imprescindible para que filtre, ordene, priorice y facilite a otras personas el uso de la información que comparte. “El content curator se encarga de la búsqueda, agrupación y organización de información que será compartida externa e internamente, sirviendo de intermediario crítico, ya que discernirá según la importancia de los datos”.

Se puede decir que el content curator es una mezcla entre editor de contenidos, community manager y documentalista (con dotes de comunicación y marketing) cuyo cometido final es absorber la máxima información sobre un tema para luego darle a su comunidad de manera sencilla, e incluso ampliada o modificada, la información más relevante y pertinente según su criterio.

Esta figura de desinfoxicación organizacional es un profesional experto en la materia a la cual se dedica y sabe distinguir los contenidos que son relevantes de los que no lo son para convertirlos en pertinentes para su comunidad, por lo que no es una figura propensa a crear más ruido informacional. El content curator no solo es importante como profesional que sabe presentar la información que se necesita en un determinado momento, sino también es importante para mejorar el posicionamiento de la organización, de la persona, marca o servicio, para obtener una buena reputación online y para crear una comunidad alrededor de de la organización, persona, marca o servicio. Según “Los Content Curators” (Javier Guallar y Javier Leiva) el proceso de content curation consta de 4 fases y que han denominado las 4S’s: Search, Select, Sense making y Share (Búsqueda, Selección, Caraterización y Difusión)

content-curator

Las cuatro prioridades para las bibliotecas del futuro

29 mayo, 2013 at 12:56

El Arts Council de Inglaterra ha llevado a cabo un proyecto de investigación sobre cómo será el futuro de las bibliotecas y las prioridades que deben afrontar éstas en sus servicios a la comunidad. El objetivo es señalar el valor, la función y el propósito futuro de las bibliotecas.

El estudio ha establecido cuatro áreas prioritarias para el fomento y sostenibilidad de las bibliotecas:

  1. La biblioteca como centro de la comunidad.
  2. Sacar el máximo provecho de la tecnología digital y de los medios creativos.
  3. Asegurar que las bibliotecas son resistentes y sostenibles.
  4. Dotar de conocimientos adecuados a los profesionales que trabajan en las bibliotecas.

Prioridad 1: La biblioteca como centro de la comunidad

Hacer de la biblioteca y sus espacios lugares para que las personas se reúnan y sociabilicen con el resto. Las bibliotecas siguen siendo valoradas como sitios de confianza, lugares democráticos con valiosos recursos y que ofrecen gran cantidad de actividades a sus usuarios.

Hay que buscar esa unión entre el mundo físico y el mundo virtal, buscar una integración flexible a través de las redes sociales, grupos web de lectura, vínculos a recursos en línea… con la finalidad de involucrar a los usuarios y despertar su creatividad, el intercambio de ideas, conocimientos y la realización de actividades culturales.

Compartir espacios desde la biblioteca con otras organismos comunitarios hará que gane la comunidad y traerá beneficios como el intercambio de conocimientos, llegar a más gente y reducción de costes.

Los desafíos en el uso del espacio de la biblioteca:

  • Adecuar la biblioteca para la reunión de personas sin olvidar a los usuarios que quieran hacer uso de la biblioteca por su cuenta.
  • Integrar la biblioteca física y los espacios virtuales.
  • Ofrecer tantas plazas en la biblioteca como para satisfacer las necesidades de sus usuarios.

Prioridad 2: Sacar el máximo provecho de la tecnología digital y de los medios creativos.

Cada vez hay más información y más facilidad de acceso a la misma por parte de los usuarios de las bibliotecas. Las bibliotecas tienen que pensar más allá del edificio y ser capaz de ofrecer a sus usuarios experiencias interactivas, ganar accesos a sus servicios y pensar en la movilidad de las personas.

Las bibliotecas deben estar en el centro de la innovación en cuanto a tecnología digital. Deben ser ese nexo entre la comunidad y la tecnología que ayude a los ciudadanos a experimentar. La tecnología digital será la clave para el futuro prestación de servicios de biblioteca. La biblioteca tiene que innovar, compartir y adoptar conjuntamente los servicios de manera eficiente con la finalidad de ofrecer a las personas accesos a más recursos, a información y apoyo en sus necesidades.

Las bibliotecas tienen que ser esas organizaciones que ayuden a las personas que se encuentran en la brecha digital y que tienen menos recursos con los cuales poder acceder a la información con la finalidad de que nadie se quede atrás o excluido.

Los desafíos en el uso de la tecnología:

  • Mejorar la calidad y consistencia de la biblioteca virtual.
  • Desarrollar infraestructuras que fomenten la innovación y el mejor servicio.
  • Préstamo de libros electrónicos, incluido el préstamo electrónico a distancia.

Prioridad 3: Asegurar que las bibliotecas son resistentes y sostenibles.

Ante la situación económica actual y el recorte de presupuestos destinados a las bibliotecas, estas tienen que encontrar otras fuentes de financiación extra y no depender única y exclusivamente de las administraciones. Apoyarse también en los servicios que puede ofrecer la comunidad en la biblioteca, buscar su participación, desarrollo de ideas y creación de servicios en conjunto.

Los desafíos: reducción de costes, búsqueda de nuevas vías de financiación y nuevas formas de trabajo:

  • Crear un ambiente positivo y que invite a participar activamente a las comunidades y sus usuarios en el diseño y prestación de servicios en la biblioteca.
  • Desarrollar nuevos enfoques en cuanto a la gestión de las bibliotecas.
  • Dotar a las bibliotecas de otros servicios públicos.

Prioridad 4: Dotar de conocimientos adecuados a los profesionales que trabajan en las bibliotecas

Hacer del personal que trabaja en la biblioteca auténticos líderes y que ofrezcan sus servicios de manera rápida a los usuarios. Los bibliotecarios tendrán que ser activos en sus comunidades, animar a las personas e involucrarlas en la biblioteca.

Los profesionales que trabajan en las bibliotecas tendrán que mejorar sus habilidades de organización y ayuda a usuarios a encontrar la información que necesitan en el caos informacional en el cual nos encontramos. Deberán pensar en emprender, ser expertos en la comunicación y la comercialización de los servicios.

El desafío es desarrollar las habilidades del personal que trabaja en las bibliotecas:

  • Garantizar que los responsables de las bibliotecas cuentan con estas habilidades.
  • Animar al personal que trabaja en las bibliotecas a hacer un uso creativo e innovador en el uso de los espacios de la biblioteca, sus actividades y recursos.
  • Asegurar que el personal bibliotecario cuenta con las habilidades digitales necesarias.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR