Bibliotecarios ante el emprendimiento y la innovación en sus bibliotecas

21 Marzo, 2017 at 10:02

Las bibliotecas no cambiarían ni evolucionarían si no fuese por el trabajo de sus profesionales. Bibliotecarios comprometidos, en su mayoría, con su trabajo y con la comunidad de usuarios a la que sirven. Y es que las bibliotecas no podrían llegar a innovar si no contase con bibliotecarios dispuestos a asumir la transformación y el cambio. Bibliotecarios que tratan, en la medida de lo posible, de ofrecer un plus a sus comunidades y que van abriendo nuevos caminos a explorar.

Las bibliotecas deben innovar y adaptarse a su comunidad para seguir siendo útiles

Sin duda que son las bibliotecas las que se tienen que adaptar a la sociedad y no esperar a que sea la sociedad la que se adapte a las bibliotecas. Es algo que venimos viendo desde hace muchísimo tiempo: ADAPTACIÓN al entorno. También es verdad que no solamente pasa en el mundo de las bibliotecas. Cualquier organización que quiera seguir siendo ÚTIL y NECESARIA se tiene que adaptar e INNOVAR para seguir llamando la atención de su COMUNIDAD. En resumidas cuentas, las bibliotecas deben innovar y adaptarse a su comunidad para seguir siendo útiles y necesarias.

Y es que las bibliotecas precisan de bibliotecarios que trabajen por el bien de ellas y que emprendan desde dentro las acciones que crean necesarias para seguir siendo necesarias, útiles y aumentar el uso de sus servicios. Bibliotecas que se nutren del emprendimiento interno (INprendimiento) y de las competencias y habilidades ligadas a la innovación de sus bibliotecarios.

10 cosas que pasarían en el mundo si no existiesen las bibliotecas ni los archivos

14 Marzo, 2017 at 10:06

No me gustaría vivir en un mundo sin bibliotecas y sin archivos. Realmente me asusta cada vez que leo que cierran bibliotecas, que los archivos están colapsados y su información es inaccesible, que se despide al personal e incluso que el trabajo en bibliotecas y archivos podrían ser realizado por máquinas. Puede que nunca lleguemos (hablo en general) a darnos cuenta de su valor real ya que es algo que tenemos a nuestra disposición y que utilizamos (e incluso infrautilizamos)… y es difícil ponernos en un escenario de inexistencia o liquidación de bibliotecas y archivos, pero intentemos imaginarlo.

No me gustaría vivir en un mundo sin bibliotecas y sin archivos

Para empezar, y es algo fácil de suponer, todo el acceso a la información sería de pago.  No todo el mundo tendría las mismas oportunidades de conocimiento y estaríamos frente a una sociedad desinformada y manipulable. Toda nuestra información sensible circularía sin control por los mercados negros de la información. No tendríamos acceso ni conocimiento de nuestro pasado ya que no se guardaría ninguna información. Existiría tal brecha social que la sociedad estaría dividida en sociedad informada y sociedad desinformada.

Si no existiesen bibliotecas ni archivos… ¿habrían llegado hasta nosotros, por ejemplo, la teoría de la gravedad de Isaac Newton o la teoría de la relatividad de Albert Einstein? ¿La gente podría haber leído obras como Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes o Hamlet de William Shakespeare? ¿Dónde quedarían los antiguos textos egipcios o griegos?… Quizás no nos plantearíamos estas preguntas porque ni por asomo hubiésemos escuchado hablar de ellos.

20 situaciones que demuestran que el bibliotecario es bibliotecario las 24 horas del día

28 Febrero, 2017 at 10:09

¡Quién tiene un amigo o un familiar bibliotecario tiene un tesoro!… El bibliotecario puede no pensar lo mismo de ellos. Y es que hay situaciones en las cuales más vale mantener el anonimato o no decir a nadie en qué trabaja uno. Aunque bien es cierto que ser bibliotecario es estar expuesto y de cara al público, así que nada o poco se puede hacer para que los amigos, familiares y usuarios de la biblioteca no te reconozcan como esa persona a la cual preguntar en cualquier momento y sobre cualquier cosa.

El bibliotecario es bibliotecario tanto dentro de la biblioteca como fuera de ella

Sin duda que ser bibliotecario es ser el “famoso” del grupo y al que siempre van a preguntar sobre cualquier tema o asunto. La palabra del bibliotecario es una sentencia y sienta jurisprudencia para sucesivas ocasiones en las cuales se den circunstancias similares.  Además, no me negaréis expresiones de conocidos y familiares como: “Tú que eres bibliotecario,…”, “Tú que estás siempre entre libros e información,…”, “Tú que lees tanto y sabes tanto,…”. Ya habéis captado que en los puntos suspensivos va la pregunta o consulta. En muchas ocasiones insólita y que nada tiene que ver contigo y tu profesión, y de la cual no tienes respuesta, pero que siempre tratas de responder de la mejor manera posible.

Anteriormente ya había escrito sobre las múltiples profesiones que realizan los bibliotecarios… hoy quiero acercaros a esta profesión “sin horarios”. Bien es cierto que pueden ser situaciones exageradas y que pueden rozar lo humorístico, pero creedme… se dan estos casos e incluso otros que pueden ser más disparatados. Porque… ¿qué bibliotecario no tiene un familiar que le escribe o llama para conseguir información sobre un asunto? ¿Qué bibliotecario no tiene una vecina que se piensa que tiene la biblioteca al lado de su casa?  ¿O qué bibliotecario no asemeja todo lo que ocurre a su alrededor al mundo de las bibliotecas?

Las bibliotecas y su alto potencial de seducción hacen que te enamores de ellas

14 Febrero, 2017 at 10:00

Las bibliotecas tienen un poder de seducción de varios kilómetros a la redonda, por no decir que abarca dicha seducción la totalidad del planeta. Entre ellas están conectadas para magnificar dicha potencia de atracción y forman una gran red que hacen que tener una biblioteca cerca de casa, del trabajo o en el mismo centro de estudios sea una necesidad imprescindible para las personas.

Las bibliotecas lo dan todo sin pedir nada a cambio

Sin ningún reparo podría decir que soy un enamorado de las bibliotecas. Me lo han dado todo sin pedir nada a cambio… Así que mi forma de devolver esta gratitud es hablar de ellas al mundo y mostrar este amor compartido por millones de personas hacia su trabajo, utilidad social y necesidad vital.

Y es que las bibliotecas son hermosas, inteligentes, divertidas, comprensibles y solidarias, sé que nunca me fallarán y que buscan lo mejor de las personas. Son serviciales, están siempre a mi lado esté donde esté, tienen una gran capacidad para sorprender y buscan, ante todo, la felicidad de su comunidad de usuarios. ¿Qué más se puede pedir para que el amor entre personas y bibliotecas florezca?

Las 10 reglas básicas para hacer un buen uso de la biblioteca

7 Febrero, 2017 at 10:04

Nadie nace sabiendo cómo se utiliza una biblioteca. Bien es cierto que existen distintas actividades formativas y visitas guiadas para mostrar la biblioteca y enseñar cómo se utilizan los distintos servicios… pero también es cierto que no todas las personas hacen esta primera aproximación a la biblioteca. Aún así, lo bueno que tiene la biblioteca es que se puede utilizar sin disponer de unas instrucciones, pero en ciertas ocasiones puede llegar a ser tan de complejo como tratar de montar el Halcón Milenario con piezas de LEGO sin tener unas pautas básicas para hacerlo.

Saca el máximo partido a tu visita a la biblioteca con estas reglas básicas

Lo principal, y más básico, por lo que se tendrían que interesar las personas es conocer su ubicación si no se ha ido anteriormente o si son nuevos en la ciudad, conocer su horario para no llevarse la mala experiencia de acudir a la biblioteca y ver que está cerrada, sus normas de uso… e incluso, y si me apuras (ya para frikis como yo), las críticas que pueda tener por las redes sociales. En cambio, en ocasiones, lo principal y lo que más interesa a las personas es saber la contraseña del Wifi. Y no pasa nada, el acceso a Internet es otro de los múltiples servicios que se ofrece desde las bibliotecas… y está para eso, para ser usado. Pero es necesario tratar de mostrar (¡cómo sea!) como las personas pueden sacar el máximo provecho al tiempo y a su estancia en las bibliotecas, ya sean estas personas antiguos usuarios o nuevos usuarios.

Bien es cierto que las personas utilizan las bibliotecas en función de sus necesidades, pero aún así no son capaces de sacar el máximo provecho a su visita y hacer un buen uso de la misma. Bien sea por falta de planificación, por no interesarse en descubrir nuevos servicios, por no saber utilizar el catálogo o no hacer uso del personal bibliotecario… e incluso por comportarse de manera inadecuada con el entorno de la biblioteca. Es por eso por lo que me he decidido a crear estas 10 reglas básicas para hacer un buen uso de la biblioteca. [Lista ampliable y algunos puntos suprimibles en función de la biblioteca y de los usuarios de la misma].

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR