10 razones para que te animes a ser bibliotecario

27 Abril, 2017 at 10:00

El mundo necesita bibliotecarios preparados que asuman el reto de trabajar en las bibliotecas del siglo XXI, y todo lo que eso conlleva. Y es que los bibliotecarios son imprescindibles en este mundo cada vez más plagado de información y desinformación, en este mundo lleno de contenidos de todo tipo y en este mundo con una incipiente desigualdad informativa, digital y tecnológica desde hace ya años. Sin duda de que si se hiciese un listado de las profesiones imprescindibles en el mundo, entre las 10 primeras estarían los bibliotecarios.

El mundo necesita profesionales que asuman el reto de trabajar en las bibliotecas

Y repito, el mundo necesita bibliotecarios… pero, ¿cómo convencer a las personas para que lo sean? Para empezar (y puede que esto ya sea negativo para ese propósito de convencerles) comentarles que no será un trabajo tan cómodo como se imaginan, no estarán exentos de situaciones de estrés y que, lamentablemente, tampoco ganarán mucho dinero. No es fácil animarles dando estos tres motivos y que pueden tumbar cualquier intento de movilización de futuros bibliotecarios… pero, convenzámosles de su necesidad mundial. ¡Bibliotecarios, os necesitamos!

1ª razón: Es una profesión imprescindible

Las bibliotecas son una necesidad social y el mundo no puede prescindir de ellas. Se necesita personal bibliotecario que asuma esta responsabilidad social, informativa y cultural, y que además acepte el reto de defender y proteger a las bibliotecas.

2ª razón: Estarás en contacto con la información y cultura

El personal bibliotecario está en permanente contacto con la información y con la cultura. Tanto la una como la otra son dos pilares fundamentales para la proyección personal y profesional. Entre su misión también está la promoción de ambas para que éstas lleguen a las personas / sociedad.

Makerspaces en bibliotecas: el fenómeno Bibliomakers

18 Abril, 2017 at 9:50

Existen infinidad de formas de llamar a los Makerspaces: MediaLab, FabLab, Hackerspace… A los cuales habría que sumar los distintivos de su ubicación en una biblioteca: BiblioLab o Bibliomaker. ¿Cómo? ¿Qué todavía no sabes a qué me estoy refiriendo?… Perdona, fallo mío por no haber empezado por las presentaciones. Un Makerspace es un espacio dotado con tecnología y herramientas para la creación de ideas o proyectos individuales o en equipo.

Las bibliotecas como espacios para el consumo y creación de nuevos conocimientos

Allá por el 2013 ya hablé de los BiblioLab en el «Informe APEI sobre bibliotecas ante el siglo XXI: nuevos medios y caminos». Movimiento maker que pudo tener sus primeros pasos en las bibliotecas de manos de Benjamin Franklin (el cual también fue precursor de las bibliotecas públicas) al usar a éstas para realizar algunos de sus primeros experimentos.

Existen bibliotecas que están dirigiendo sus esfuerzos en la implementación de espacios dedicados a la creación, difusión y aprendizaje a través de contenidos digitales realizados por sus propios usuarios, es el llamado movimiento maker. Los Makerspace son espacios que las bibliotecas ponen a disposición de sus usuarios donde bibliotecarios y cualquier persona interesada en ellos pueden participar y hacer uso de las herramientas y elementos puestos a su disposición para la creación de música, vídeos, realización de talleres formativos… Lo que persigue con esto la biblioteca es acercar la organización a los más jóvenes y cederles un espacio de aprendizaje y creación digital. [Texto extraído del Informe APEI]

Ahora vuelven a aparecer con fuerza gracias a la jornada organizada por la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria en colaboración con Medialab Prado y la Embajada de Estados Unidos: «Makerspaces en bibliotecas públicas: Las bibliotecas públicas como lugares de producción de conocimiento y comunidad».

El objetivo de la sesión es abrir un diálogo en torno a la oportunidad que tienen las bibliotecas públicas para ser el escenario actividades que implican a los ciudadanos en procesos participativos de creación: qué papel tiene que desempeñar el bibliotecario, agentes implicados, qué importancia tiene la tecnología en estos proyectos, etc.

Minibibliotecas en entornos naturales… ¿y por qué no?

11 Abril, 2017 at 10:05

Imaginad por un momento que estáis dando una vuelta por un parque y que de repente os encontráis en el camino con una especie de mobiliario que os llama la atención. Os acercáis a él y descubrís que es una biblioteca. Ahora cerrad los ojos y seguid imaginando. Os dais cuenta de la maravilla del paisaje y la tranquilidad que hay en él. Seguidamente cogéis un libro y os ponéis a leerlo respirando el aire puro y disfrutando la luminosidad que os rodea. ¿No es una maravilla?… Pues abrid los ojos y descubrid que esto que está ahora en vuestra imaginación es realidad (o pronto lo será).

Conoce los proyectos de minibibliotecas del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha

Y no, no estoy hablando de la biblioteca del futuro que se abrirá en un bosque de Oslo allá por el año 2114 con libros que aún no han visto la luz y que jamás han sido leídos… estoy hablando de minibibliotecas proyectadas en parques nacionales. Está claro que si las personas no van a las bibliotecas (o no tienen tiempo para ir), las bibliotecas van donde estén ellas.

Bueno, no son en sí bibliotecas al uso al no disponer de todos los pilares necesarios como para poder considerarlas como tal… pero sin duda que son una aproximación y un acercamiento a las personas que bien merece la pena ser contado. Y es que los alumnos de la Escola d’Art Superior de Disseny de Olot y el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrocha han colaborado en el diseño de minibibliotecas, rótulos y distinto mobiliario.

A partir de las propuestas presentadas por los alumnos de la EASDO, los técnicos del Parque Natural, con la ayuda del asesor en arquitectura y paisajismo RCR Arquitectes, están trabajando en un modelo propio de minibiblioteca de Parque Natural, que tenga ingredientes de todos los trabajos presentados, que han sido de alto nivel y muy útiles como punto de partida, con la voluntad de que se adapten a las necesidades de cada lugar.

Se estancan los Presupuestos Generales del Estado para bibliotecas y archivos

6 Abril, 2017 at 9:10

Parece no haber síntomas de mejora para bibliotecas y archivos en cuanto a los Presupuestos Generales del Estado 2017. Se podría decir ya que estos PGE siguen una tónica general y en la que es muy fácil vaticinar cuáles serán los del año siguiente: los mismos que desde el año 2014, por supuesto. Y es que las bibliotecas se han estancado en los 43 millones y los archivos en los 26. Nada que ver con los presupuestos del año 2009 en los que se destinaron 106 millones para bibliotecas y casi 66 millones para archivos, un 60% más en ambos casos.

Los PGE2017 destinan 43M para bibliotecas y 26M para archivos

Tanto bibliotecas como archivos tienen una asignación conjunta de 70 millones (4 millones más de lo que en el 2009 era solamente para archivos). Por un lado, las bibliotecas han subido un 0,3% con respecto a los PGE del año 2016. Han pasado de 43,55 millones a 43,68 millones. Vamos, 130.000 euros más para bibliotecas. Y por el otro lado, los archivos han bajado un 1,9% con respecto a los anteriores PGE. Han pasado de 26,94 millones a 26,43 millones. 510.000 euros menos para archivos.

El grupo de programas de Bibliotecas y archivos está dotado con 70 millones de euros, un 8,8 por ciento del total de la política, y recoge, entre otras, dotaciones para desarrollar las previsiones contenidas en la Ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas. Asimismo incluye créditos para financiar actuaciones en materia de infraestructuras como las obras de construcción de las nuevas sedes de los Archivos Históricos Provinciales (por ejemplo Huelva), de las Bibliotecas Públicas del Estado (por ejemplo Córdoba), y del Archivo Histórico Provincial y Biblioteca de Ourense.

Del total de los 801,14 millones asignados a Cultura (0,7% menos que en 2016) los archivos se quedan con un 3,3% (un 0,1% menos que en el 2016) y las bibliotecas con un 5,5% (un 0,1% más que en el 2016). Los que mayor porcentaje de dicha partida tienen son:

  • Fomento y apoyo de las actividades deportivas (21,4%, [+0,7% con respecto al año anterior]).
  • Museos (18,9%, [igual % que el año anterior]).
  • Administración del Patrimonio Histórico Nacional (13,6%, [aunque presenta una gran caída con respecto al año anterior: -13,7%]).
  • Música y danza (12,4%, [+5,7% con respecto al año anterior]).
  • Cinematografía (10,6%, [un gran aumento con respecto al año anterior: +13,8%]).

Los 7 ingredientes imprescindibles para asegurar el éxito de la biblioteca pública

4 Abril, 2017 at 10:05

No hay mayor satisfacción para una biblioteca que ser de utilidad para las personas. Y es que su éxito reside, en su mayor parte, en el uso. Ahora bien, no por llevar el nombre de biblioteca se tiene el partido ganado. Es necesario una serie de componentes (o ingredientes como los he llamado en este post) para crear una biblioteca útil y necesaria dentro de la comunidad de usuarios a la que sirve.

La mayor satisfacción para la biblioteca es ser de utilidad para las personas

Ingredientes básicos e imprescindibles que van a hacer que el resultado final de esta receta sea el esperado y el deseado. Un total de siete ingredientes como son un personal bibliotecario implicado, una buena colección, un espacio físico y online de utilidad, unos usuarios atraídos por el buen hacer de la biblioteca, unos buenos servicios y actividades a ofrecer a dichos usuarios, una buena difusión y promoción de todo lo que se hace, y (como no) un presupuesto digno.

Además, he querido acompañar en este post una serie de buenas prácticas (veinticinco en total) a poner en marcha desde las bibliotecas para incentivar su uso y asegurar el éxito, o por lo menos poner una primera piedra para conseguirlo.

La receta para asegurar el éxito de la biblioteca pública

El personal bibliotecario

Uno de los ingredientes principales para asegurar el éxito de una biblioteca es su personal. Hay que tener en cuenta que ellos son los anfitriones y la “cara humana” de lo que es la biblioteca.

Dicho personal debe ser cercano a los usuarios, tener disponibilidad, ser amable, resolutivo, comunicativo, saber escuchar, sugerir y recomendar. Debe hacer que las personas participen de la biblioteca y debe crear usuarios fieles y comprometidos.

Algunas buenas prácticas:

  1. Se buen anfitrión. Saluda y da la bienvenida a los usuarios de tu biblioteca.
  2. Interésate por las necesidades de información y contenidos de tus usuarios.
  3. Organiza tus tareas al máximo para aprovechar todo el tiempo posible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR