Popular Tags:

12 tipos de conexiones que las bibliotecas facilitan a las personas

23 Mayo, 2017 at 10:05

Las bibliotecas son un mundo que explorar y descubrir. Son capaces de conectar a las personas con grandes cantidades de información a través de sus colecciones y de la tecnología. Son espacios que forman redes sociales entre personas, independientemente de su lugar, que se conectan entre sí y el contenido. Buscan la formación, el contacto con la cultura, con la creación y con la generación de conocimiento en sus diferentes espacios pero que forman un único conjunto: la biblioteca.

La biblioteca es una red social de personas conectadas entre sí y el contenido

Existen diferentes tipos de conexiones entre bibliotecas y personas. Conexiones con la información y el contenido, y conexiones entre las distintas personas que forman la biblioteca (sin olvidar a las personas que pueden sufrir exclusión social). Conexiones con el pasado en su papel de preservación, con el presente en el de acceso y con el futuro en el de preparación. Conexión con la tecnología, con la formación, con lo desconocido y con el descubrimiento. Conexión con la cultura, la creación material y audiovisual a través de Bibliomakers, y sin olvidar la conexión con la generación de conocimiento. Conexión con los espacios y con nuevas experiencias como la gamificación o el préstamo de contenido digital por streaming.

Y es que las bibliotecas tratan de poner la mayor cantidad posible de conexiones (más allá de la conexión eléctrica o de Internet) para llegar a todo tipo de personas. Dichas conexiones no son excluyentes, sino que son complementarias y que cada persona puede utilizar según sus necesidades o ganas de experimentar otro tipo de biblioteca y que quizás no sea tan conocida, como es su faceta de biblioteca creadora o lúdica. La biblioteca es adaptable y moldeable a las personas y por las personas, hace ya tiempo que dejó de ser rígida. Ahora las personas van a ellas por temas que hace un par de décadas (e incluso una) era inimaginable. En definitiva, la biblioteca ya está conectada y esperando a su comunidad. Mientras se adapta y evoluciona siguiendo el paso de la sociedad.

La Red de Bibliotecas Municipales de la Diputación de Barcelona apuesta por el BiblioLab

18 Mayo, 2017 at 10:05

Todo lo que tiene que ver con la creación de conocimiento, tiene que ver con las bibliotecas. Eso es lo que han debido de pensar desde la Diputación de Barcelona al implantar el modelo BiblioLab en su Red de Bibliotecas Municipales. Ni que decir tiene que me encanta la iniciativa… y no solamente por la creación de dichos espacios, sino que también por el desarrollo de un programa conjunto para que todas las bibliotecas de la Red se sumen a esta nueva forma de generación de conocimiento a través de la creación y la experimentación. Sin duda que la fuerza de las bibliotecas está en la unión entre ellas, con las distintas entidades locales y con las personas.

Todo lo que tiene que ver con la creación de conocimiento, tiene que ver con las bibliotecas

Hasta ahora solamente tenía conocimiento de casos aislados de bibliotecas que trabajan espacios de creación en España. Como por ejemplo la biblioteca de creación Ubik de Tabakalera, El LABoratori de la Biblioteca de San Juan… y algunas bibliotecas más que han trabajado la creación con sus usuarios sin poner nombre a lo que hacían. Lo que está claro es que fueron, y son, bibliotecas pioneras en introducir esto de los Bibliomakers o BiblioLabs en sus espacios y en el ámbito bibliotecario.

El movimiento maker en las bibliotecas trata de dar acceso a la tecnología y alfabetizar tecnológicamente a las personas. Su objetivo es claro: que las personas puedan materializar sus ideas y proyectos. Para ello es importante que la tecnología tenga una relación directa con su comunidad (de usuarios y no usuarios), que se interiorice la cultura maker (aprender haciendo) por parte de trabajadores y colaboradores, y que se incite desde las bibliotecas la creatividad de las personas. A través de dichos espacios los usuarios crean valor, contenidos y conocimiento a individual y colectivo a transmitir, y además desarrollan sus habilidades. En cuanto al espacio comentar que este es importante. Debe ser flexible, abierto, que permita la colaboración, el trabajo en equipo y la experimentación, que sea visto como un punto de encuentro.

22 grandes bibliotecas digitales en España… aunque hay muchas más

16 Mayo, 2017 at 10:04

Las bibliotecas digitales acercan la cultura y el conocimiento a las personas de manera online. Cumplen una excelente labor, y no solamente desde el punto de vista de la difusión y el acceso a contenidos, sino que también desde el plano de la preservación de la memoria histórica de las comunidades y de la humanidad.

La Biblioteca Digital promueve la preservación, acceso y difusión de contenidos

La preservación, el acceso libre y gratuito, la difusión y la visibilidad del patrimonio bibliográfico y documental son señas de identidad de este tipo de bibliotecas. Gracias a ellas podemos ver y descargar manuscritos, libros, fotografías, mapas, vídeos… e infinidad de materiales procedentes de colecciones digitales de archivos, bibliotecas, universidades, museos e incluso de personas que quieren acercar sus fondos personales a las bibliotecas y archivos para su digitalización y puesta a disposición online.

También es importante señalar que la gran mayoría de las bibliotecas virtuales que os presento a continuación trabajan codo con codo para alimentar otros grandes proyectos como pueden ser la Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico o la biblioteca digital europea Europeana.

Hispana

Hispana es un directorio y recolector de recursos digitales. Entre las colecciones que Hispana recolecta destacan los repositorios institucionales de las universidades españolas y las bibliotecas digitales de las Comunidades Autónomas, que ofrecen acceso a conjuntos crecientes de todo tipo de materiales (manuscritos, libros impresos, fotografías, mapas…) del patrimonio bibliográfico español.

Nunca dejes de prepararte para tus futuras oportunidades

11 Mayo, 2017 at 10:30

Nunca se sabe cuando va a llegar la oportunidad. Lo bueno es que cuando llegue se esté preparado para saber cómo afrontarla. Hoy me gustaría hablaros de mi oportunidad, de cómo me preparé y esperé a que llegase y de cómo sigo preparándome para nuevas oportunidades.

Nunca dejes de prepararte para tus futuras oportunidades

Preparándome para mi oportunidad… aunque no sabía cuál iba a ser

Cuando empecé en la universidad no tenía ningún objetivo laboral. Lo único que quería era prepararme para trabajar en algo que no me supusiera un desmedido esfuerzo físico. Y es que un año antes de empezar la carrera había decidido dejar los estudios. Estuve trabajando como pintor durante el verano. Solamente aguanté un mes, y se puede decir que fue el mes que cambió mi vida.

Cuando terminó el verano volví al instituto, me saqué 2º de Bachillerato (lo repetía después de que me quedasen 7 asignaturas el curso anterior), aprobé la Selectividad y llegó el turno de elegir la carrera.

A partir de ese momento mi vida profesional (desde la etapa de estudiante hasta la laboral) se puede resumir en 10 puntos:

  1. Empecé a estudiar Biblioteconomía y Documentación (2002). Confieso que no fue mi principal elección.
  2. Aposté por no abandonar y tirar para delante. No quería volver al mundo laboral siendo nuevamente pintor.
  3. Aposté también por la tecnología. Confieso que antes de entrar en la universidad no había tocado un ordenador y el Word era algo novedoso para mí.
  4. Desde el segundo año de carrera estuve trabajando como becario en la universidad mientras estudiaba. La verdad es que esto no me dejaba tiempo para nada más, pero conseguía algo de experiencia y dinero.
  5. Terminé Biblioteconomía y Documentación y empecé a hacer la Licenciatura en Documentación (2005). Mi intención al terminar era irme a Inglaterra a estudiar inglés durante un año, pero el amor me retuvo en Madrid y seguí estudiando.
  6. Antes de acabar la licenciatura creé una página web: RecBib – Recursos Bibliotecarios. Confieso que tenía un diseño horroroso y no era algo novedoso… pero sí que era bastante útil para el sector.
  7. Al terminar la carrera empecé a trabajar (2007)… aunque no eran trabajos que me aportasen profesionalmente mucho, pero me permitían seguir centrándome en esa web que había creado.
  8. Seguí formándome de todo lo que me parecía importante e interesante, aunque me quedase de nuevo sin tiempo. Se puede decir que fue una etapa en la que sufrí de titulitis.
  9. Abrí mi camino en los medios sociales. Todo era nuevo y cambiante, pero apasionante por el poder de conexión y comunicación que permitían Facebook y Twitter.
  10. Se acabó el proyecto en el que estaba trabajando y me quedé en paro en 2010. Mi etapa en paro consistía en ir a la biblioteca todos los días (mañana y tarde). En ella seguí trabajando en ideas y nuevos proyectos (lancé mi blog y empecé a diseñar un proyecto de blog colaborativo del sector: BiblogTecarios).

10 puntos que debes tener en cuenta sobre las redes sociales en tu biblioteca

9 Mayo, 2017 at 10:04

Que las bibliotecas estén en las redes sociales supone un esfuerzo por parte del personal bibliotecario. Esto no es ningún secreto… ni que las bibliotecas tienen ya un largo recorrido en las redes sociales. No, no es un tema muy novedoso… pero sí es cierto que siempre hay algo que contar en relación a ellas (tanto bibliotecas como redes sociales) y su uso profesional en el mundo bibliotecario.

El principal objetivo de las bibliotecas en redes sociales debe ser crear comunidad

Y es que existen múltiples factores por los cuales las bibliotecas deben estar en las redes sociales. Factores como el acceso a la información de manera inmediata, el poder compartir y difundir dicha información y que se considere de interés. Dinamizar a la comunidad de usuarios en torno a la biblioteca, socializar e interactuar con personas, retroalimentarse de ellas. Fidelizar a las personas y brindarles un buen a través de Internet. Cuidar la reputación online de la biblioteca. Buscar la colaboración a través de las redes sociales, mejorar la visibilidad y posicionamiento local y en Internet…

Sin duda que toda acción realizada por la biblioteca en los medios sociales debe acabar repercutiendo en la creación de comunidad… además de aumentar el uso, consumo y conocimiento de la biblioteca. La biblioteca tiene que conseguir llamar la atención de las personas. Tarea que no es nada fácil al tener que captar su atención en un mundo social donde el tiempo es más bien escaso y la competencia es gigantesca.

Hace unas semanas que leí en el Boletín de la Asociación Andaluza de Bibliotecarios (número 112) su Decálogo para el buen uso de las RRSS en Bibliotecas. Hoy me gustaría aportar un punto de vista similar a dicho decálogo, pero distinto en su forma al enfocarlo directamente al personal bibliotecario desde la cercanía. Y es que los siguientes diez puntos están redactados de tal manera como si le contase y aconsejase a un amigo las claves que debe tener en cuenta a la hora de lanzar la presencia online de la biblioteca.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies