Popular Tags:

El 0,2% de los usuarios de las bibliotecas quiere libros electrónicos… por ahora

27 enero, 2015 at 10:06

Aún es pronto para sacar conclusiones sobre el tema del préstamo digital a través de la plataforma eBiblio en España. La verdad es que es un servicio novedoso y que necesita un periodo de adaptación y asimilación por parte de los usuarios de las bibliotecas (también por parte de los bibliotecarios)… pero sus resultados no son del todo buenos en sus primeros cuatro meses de vida en la Comunidad de Madrid (y eso que la Comunidad de Madrid tiene los mejores datos del país y duplica los números con respecto a la siguiente Comunidad, que es Andalucía).

Usuaria biblioteca

Del total de socios de las bibliotecas de la Comunidad de Madrid, 2.689.906 (2014), solamente 5.546 (2014) usuarios se han sumado al préstamo digital… lo que supone que solamente el 0,2% de los socios de las bibliotecas de la Comunidad de Madrid se han interesado por este nuevo servicio. Cifra que es muy similar si se comparan el total de préstamos físicos, 7.000.000 (2014), y el total de préstamos digitales, 14.949 (2014),… solamente el préstamo de libros electrónicos supondría el 0,21% del total de préstamos físicos.

Y es que recientemente la Comunidad de Madrid ha hecho públicos los datos estadísticos de las bibliotecas de la región… y donde destacan que hay un total de 2.689.906 socios (4 de cada 10 madrileños son socios de bibliotecas públicas de la Comunidad de Madrid) repartidos entre las 226 bibliotecas existentes (47 en la capital y 154 en municipios [+ 13 bibliobuses + 12 bibliometros]). En 2014 hubo un total de 14 millones de visitantes y 7 millones de préstamos, lo que supone que por cada 2 visitantes a las bibliotecas de la Comunidad de Madrid en 2014 se realizó 1 préstamo. Para terminar hacer mención al porcentaje de lectores de la Comunidad de Madrid y que se sitúa en el 71,3%, que en 2014 hubo una inversión en adquisición de libros de 2 millones de euros (lo que supone una media de 8.850 euros por biblioteca en 2014) y que la ratio de libros por habitantes se sitúa en 1,2 volúmenes.

Los españoles dedican 2 horas diarias a las redes sociales

22 enero, 2015 at 9:43

No es ningún secreto decir a estas alturas que los españoles pasan gran parte de su tiempo a meterse en Internet y en las redes sociales. De hecho pasan una media de cuatro horas diarias enganchados a Internet, de las cuales casi dos son para estar en las redes sociales. ¿Sorprendido?… pues deberías saber que estamos por debajo de la media mundial en tiempo dedicado a Internet (podio ocupado por Filipinas, Tailandia y Brasil) y por debajo de la media en tiempo dedicado a las redes sociales (podio ocupado por Argentina, Filipinas y México)

Personas y medios sociales

Estos y otros datos interesantes los puedes ver en el último informe publicado por We are social, «Digital, Social & Mobile in 2015». En este post he rescatado algunos datos a nivel mundial, a nivel europeo y a nivel de España. Por destacar algunos de estos datos deciros que Internet tiene una penetración mundial del 42% de la población, que el 46% de la población europea es usuaria de las redes sociales y que España se sitúa por encima de la media europea en cuanto a penetración de Internet y del uso de redes sociales.

Datos a nivel mundial

  • Hay un total de 3.010 millones usuarios de Internet, lo que supone una penetración del 42% de la población mundial.
  • Son usuarios activos de redes sociales 2.078 millones, lo que supone una penetración de las redes sociales del 29% de la población mundial.
  • Hay un total de 3.649 millones de usuarios únicos móviles, lo que supone una penetración del 51% de la población mundial.
  • Son usuarios activos de redes sociales a través del móvil 1.685 millones, lo que supone una penetración de las redes sociales a través del móvil del 23% de la población mundial.
Global digital snapshot

Global digital snapshot

Según donde estudies tendrás más posibilidades de trabajar… o no

20 enero, 2015 at 10:20

No son buenos tiempos para encontrar trabajo si has estudiado Biblioteconomía y Documentación (ahora Grado en Información y Documentación)… aunque quizás nunca hayan sido buenos del todo. La adaptación de los estudios a las nuevas realidades profesionales, y al mercado laboral, es primordial y se intenta llevar a cabo para la subsistencia “de la especie”… pero quizás haga falta un poco más de adaptación, agilidad y riesgo para adelantarse a las necesidades y dejar atrás funciones importantes, pero para los que se quieran especializar en determinadas materias.

Ya lo decían Virginia Ortiz-Repiso, Javier Calzada-Prado e Ivett M. Aportela-Rodríguez en su artículo de El Profesional de la Información, ¿Qué está pasando con los estudios universitarios de Biblioteconomía y Documentación en España?

La escasa visibilidad social (ya endémica) de los estudios y de la profesión contribuye a una de las debilidades más importantes. No deja de ser paradójico que en una sociedad dominada por la información y por nuevos perfiles laborales ligados a ella, los grados no tengan más demanda.

La visibilidad es un lastre que llevamos arrastrando desde hace muchísimo tiempo. Hace falta que las empresas conozcan lo que un profesional de la información (ejemplo de documentalista) puede llegar a hacer por su organización… aunque son muchas las veces que caemos en el engaño de que las empresas no saben lo que quieren en cuanto a gestión de la información (tratamos de autoconvencernos los unos a los otros), pero sí que saben lo que quieren, lo que no saben es que existimos y lo que somos. Tenemos un problema de invisibilidad grande. (Aunque bien es cierto que no todas las empresas saben identificar sus problemas documentales y no conocen de su importancia… espero no estar autoconvenciéndome de esto).

Estudiantes Grado Información y Documentación

Estudiantes Grado Información y Documentación

Pero, ¿el tema de trabajar la visibilidad quién lo debe de hacer?… ¿La universidad, las asociaciones o que cada uno se trabaje su visibilidad?… aunque me duela decirlo creo (bajo mi punto de vista, y que puede que no sea el acertado) que quien más está haciendo por la visibilidad son los propios profesionales, por delante de la universidad (fin: conseguir alumnos) y las asociaciones profesionales (bueno, algunas de estas también se lo curran).

Los medios sociales en las bibliotecas son una carga de trabajo para su personal

13 enero, 2015 at 10:20

Si, has leído bien, los bibliotecarios ven a los medios sociales como una carga de trabajo, además de no contar con formación específica cualificada en el uso de los mismos y tener que optar por la autoformación. Estas y otras conclusiones las puedes leer en la extensa y profunda tesis doctoral (muy esperada por mi parte) de Nieves González y que lleva por título «La rentabilidad de la biblioteca en la web social» (dirigida por José Antonio Merlo). A través de este trabajo de investigación se quiere demostrar si existe la rentabilidad de las bibliotecas en la web social.

Medios sociales y bibliotecas

Medios sociales y bibliotecas

Las bibliotecas buscan en los medios sociales la satisfacción de los usuarios (compromiso, interacción, participación, escucha, cumplir expectativas…), que los usuarios utilicen más la biblioteca y sus servicios (tener una mayor visibilidad, mejorar el tráfico web…), mejorar su reputación como organización e influencia en la comunidad, sin dejar a un lado el ahorro de costes.

Las bibliotecas invierten en los medios sociales entre 3 y 10 horas semanales. Tareas como la gestión de contenidos y comunidades, la formación y el marketing son las más comunes dentro de los medios sociales de las bibliotecas. Los medios más utilizados son Facebook, Twitter, Youtube, los blogs y Flickr.

No es fácil medir la rentabilidad (ROI) en las bibliotecas,  ya que estas no basan sus objetivos en el retorno económico directo con las acciones que realizan. Las bibliotecas basan más sus actividades, y buscan la rentabilidad, en el impacto de las relaciones que tengan con sus usuarios (IOR). Aún así, y sea cual sea la rentabilidad buscada, las bibliotecas deben establecer métricas, indicadores y KPIs para poner medir las acciones realizadas y ver si se van cumpliendo objetivos marcados.

Hay una clara correlación entre actividad (que influye en el tamaño de la audiencia) en medios sociales e influencia, participación (IOR) y conversión (ROI).

La inversión (costes) que deben hacer las bibliotecas no es tanta en tecnología, donde es casi imperceptible, como en horas de trabajo del personal. Los bibliotecarios ven los medios sociales como una carga de trabajo.

Atención, las bibliotecas no son para leer libros

8 enero, 2015 at 19:19

Quizás sea algo que ya sepas por lo que ves en el día a día en tu biblioteca, pero no está de más en recordarlo. Solamente el 0,4% de los encuestados por el CIS (y que está recogido en su último barómetro de diciembre 2014) leen libros en las bibliotecas públicas… y no, el transporte público tampoco es el sitio donde más se lee en España, el 2,9% lo hace ahí. El principal lugar de lectura es el hogar (91%) y el trabajo (3,2%). [Apunte: no son para leer libros, pero son para muchas cosas más o simplemente para coger el libro, llevártelo a casa y leerlo allí]

The New York Public Library (NYPL) by pisaphotography / Shutterstock.com

The New York Public Library (NYPL) by pisaphotography / Shutterstock.com

Ni que decir tiene que al 61,7% de los encuestados les interesa la lectura, y que el 50,3% están satisfechos con el tiempo de lectura que disponen en días laborables… aunque a un 27,7% les gustaría disponer de un poco más de tiempo. El 29,3% lee todos o casi todos los días, un 19,8% dice que no lee casi nunca, un 16,1% una o dos veces por semana y un 15,2% dice no leer nunca. Entre los que no leen nunca o casi nunca manifiestan que el principal motivo de no hacerlo es porque no les gusta o interesa (42%), seguido por la falta de tiempo (23,2%) y que prefieren emplear su tiempo en otro tipo de entretenimientos (15,4%).

En cuanto al libro electrónico mencionar que el 84,7% ha oído hablar del libro electrónico o ebook, pero de ellos el 66,3% nunca ha leído parcial o totalmente un libro en versión digital. El 45,3% dicen que es probable que lea un libro en digital, por el contrario hay un 46,6% que dice que lo ve poco o nada probable. En cuanto a la convivencia de formatos señalar que el 42% dice que en un futuro tanto libros electrónico como libros en papel convivirán, un 33,2% dice que la mayor parte de los libros serán electrónicos y que habrá muy pocos libros impresos en papel, y un 16,5% dice que los libros impresos en papel seguirán siendo los más leídos.